23 de Marzo 2017

El 2016 dijo adiós cargado sorpresas y fallecimientos


El mundo del deporte profesional de Estados Unidos vivió un año 2016 espectacular con campeones y derrotados sorpresa, muerte de figuras legendarias, retiro de estrellas y atletas multimillonarios que públicamente dieron a conocer y defendieron sus creencias políticas y defendieron causas sociales.


La primera gran sorpresa del año llegó el 7 de febrero cuando los Broncos de Denver, con el legendario mariscal de campo Peyton Manning vencían por 24-10 a los Panthers de Carolina en la 50 edición del Super Bowl de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) para romper los pronósticos.

Los Panthers, campeones de la Conferencia Nacional (NFC), habían sido los mejores de la NFL durante toda la temporada, pero llegaron al partido clave y su mariscal de campo estelar Cam Newton fue destrozado por la defensa de los Broncos.

Manning surgió en los momentos decisivos para darle al equipo la ayuda que necesitó a la hora de asegurar la victoria y el tercer título en la historia del equipo, segundo en su trayectoria de Salón de la Fama, después de haberlo ganado también con los Colts de Indianápolis.

Además fue el broche de oro a una carrera excepcional de Manning, que con 40 años dijo adiós a la competición en la que estuvo 18 temporadas, una completa sin jugar al tener que someterse a varias operaciones de cuello que estuvieron a punto de obligarle a la retirada anticipada.

Superó todas las dificultades, incluida la negativa de los Colts de seguir con ellos como mariscal titular, y encontró la reivindicación con los Broncos, que si confiaron en su clase y el premio para todos fue un título de Super Bowl, que hizo también que por primera vez en la historia de la NFL, Gary Kubiak, primero como jugador y luego como entrenador en jefe los ganase con el mismo equipo.

También fue sorpresa el ver como los Wildcats de Villanova completaron la “Locura de Marzo” en el baloncesto universitario con otro triunfo sorpresa en el partido por el título de la Final Four al vencer 77-74 a los grandes favoritos, los históricos Tar Heels de Carolina del Norte, dirigidos por Roy Williams, y consiguieron el segundo de su historia.

El alero Kris Jenkins décimas de segundo antes que sonase la bocina anotó el triple que decidió el título de Villanova ante la frustración de un espectador de lujo en el NRG Stadium de Houston, el legendario Michael Jordan, que jugó con los Tar Heels de Carolina y ganó un título nacional.

El mundo del baloncesto siguió como protagonista, aunque esta vez el de la NBA con el escolta Kobe Bryant de figura al dedicar todo una temporada para despedirse a la edad de los 37 años de la competición en la que estuvo 20 temporadas y en las que lo consiguió todo, incluidos cinco títulos de liga con Los Angeles Lakers.

Se despidió en el Staples Center con la única manera que siempre quiso hacer las cosas, como estrella única, que anotó 60 puntos ante los Jazz de Utah, pero dejó a los Lakers con la peor marca de su historia (17-65) y todo un año de reconstrucción perdido.

La imagen contraria fue la que dio otro legendario el pívot Tim Duncan, que también decidió retirarse después de 19 temporadas con los Spurs de San Antonio, donde estableció la cuarta dinastía de la NBA con cinco títulos de liga y un legado de un profesional modélico dentro y fuera del campo.

Duncan, a diferencia de Bryant, si mantuvo a los Spurs como aspirantes a luchar por el título hasta que los Thunder de Oklahoma City los eliminaron en las semifinales de la Conferencia Oeste, precisamente, porque su físico ya no le dio para más ante el poder de los hombres altos jóvenes del equipo rival.

Mientras los Warriors de Golden State completaron una temporada de ensueño con todo tipo de marcas batidas, incluida la de 24-0 al comienzo de la liga, y ser los primeros en conseguir 73 triunfos.

Lo tenían todo a su favor, inclusive en las Finales, donde defendían el título de campeones, tenían la ventaja de 3-1 en la serie al mejor de siete, pero surgió la figura de LeBron James y del base Kyrie Irving para hacer historia en ser los Cavaliers de Cleveland los primeros en conseguir esa remontada.

Mientras que James se llevaba todos los trofeos cumplía además la promesa de haber vuelto con los Cavaliers para darles un título de liga, el primero nacional que llegó a Cleveland desde 1968.

El baloncesto español también fue protagonista en el año 2016 al ver como por primera vez al inicio de la temporada del 2016-17, diez jugadores estaban inscritos en las nóminas oficiales de los equipos con los hermanos Pau, que cambió de equipo, dejó a los Bulls de Chicago por los Spurs, y Marc Gasol, a la cabeza.

Otros dos hermanos Willy y Juancho Hernangómez comenzaron haciendo historia al ser los primeros que como novatos llegaron juntos a la NBA en la misma temporada.

El deporte del béisbol no generó sorpresa en cuanto al título que ganaron los Cachorros de Chicago por méritos propios y el dominio que tuvieron toda la temporada, pero si lo fue en cuanto que se trató del primero que consiguieron en 108 años.

No fue el primer título de los Cachorros de Chicago, pero sí que lo pareció.

Los entrañables perdedores del béisbol eran los favoritos al formar un equipo poderoso que encabezó las ligas mayores con un récord de 103-59.

Pero por tratarse de los Cachorros, tenían que sufrir hasta el final. Quedaron en desventaja de 3-1 frente a los Indios de Cleveland.

Sin embargo, al igual que los Cavaliers, Chicago reaccionó y ganó tres partidos seguidos, dos de ellos como visitante. El séptimo fue un clásico que servirá de guía para medir a todas las futuras ediciones del Clásico de Otoño: los Cachorros ganaron 8-7 en 10 entradas apasionantes, demoradas por la lluvia.

Por primera vez en la historia de la Copa América se jugó fuera de Latinoamérica y el país anfitrión sería Estados Unidos, que acogió la celebración de la edición centenario, que tuvo como legado más de 600 millones de dólares en ganancias, muy poco fútbol y a Chile como campeón que revalidó el título ante otra nueva decepción de Argentina.

El año 2016 también dejó las historias tristes de los fallecimientos del legendario Muhammad Ali, Arnold Palmer, Pat Summitt, Gordie Howe).

Pero Ali fue el deportista con más influencia social y el atleta estadounidense más importante desde el legendario Babe Ruth.

Otra muerte que conmocionó al mundo del deporte fue la del joven lanzador cubano José Fernández, de los Marlins de Miami, que moría en un accidente marítimo a la edad de 24 años.

Considerado como uno de los futuros grandes dentro del béisbol profesional perdió la vida de forma trágica al chocar la embarcación en la que viaja de madrugada junto con otros dos amigos con un contenedor de olas en la playa de Miami Beach.

Resultados de la autopsia mostraron que en el organismo de Fernández se encontraron residuos de alcohol y cocaína.

Mientras que el mariscal de campo Colin Kaepernick, de los 49ers de San Francisco, se convirtió en el primer atleta que se atrevió a no mantenerse de pie durante la entonación del himno nacional como protesta contra la brutalidad policial y el estado de “injusticia” y discriminación que se da dentro de la sociedad estadounidense.

Su causa fue apoyada por otros jugadores de la NFL, todos con salarios millonarios, mientras que en el béisbol profesional no tuvo repercusión y en la NBA, el comisionado, Adam Silver, les recordó que habían firmado un contrato de televisión por 23.000 millones de dólares que los convertía en unos “privilegiados” de la sociedad.EFE






Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular