28 de Junio 2017

¿Porqué la NFL tuvo una baja en las audiencias televisivas?

Por: El Mejor Equipo



El peor regalo que podrían haberle dejado los Reyes Magos a la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) lo recibieron al conocer los índices de audiencias que tuvieron las compañías de televisión que trasmitieron los partidos durante la temporada regular del 2016-17 que concluyó el pasado domingo.


De acuerdo a las cadenas de televisión la audiencia para los partidos de la temporada regular bajó a un promedio el 8 por ciento en comparación con los de la temporada regular del 2015-16.

De acuerdo a la información ofrecida por la cadena de televisión ESPN, que tuvo acceso a los datos que posee la NFL, el promedio de personas que vieron un partido de la temporada regular que acaba de concluir fue de 16,5 millones, comparados a los 17,9 de la del 2015-16, es decir una diferencia de 1,4 millón.

Las transmisiones en horario estelar fueron las más afectadas, especialmente el tradicional partido del Monday Night Football de ESPN (17 partidos) y el Sunday Night Football de NBC (19 partidos, incluyendo dos de jueves), que representan los contratos de derechos más caros, cayeron un 12 y 10 por ciento, respectivamente, en espectadores totales.

Los partidos diurnos en las cadenas Fox y CBS, que transmitieron cada una 27 encuentros, cayeron 6 y 7 por ciento, respectivamente, para la misma medición de audiencia.

Los partidos de Thursday Night Football fueron excluidos de la comparación de datos.

Los primeros análisis de audiencia señalan que una variedad de factores hicieron que la comparación con el año pasado se diese el declive en la audiencia, incluyendo transmisiones en Twitter, y un nuevo socio, la cadena de televisión NBC.

Mientras que de acuerdo al comisionado de la NFL, Roger Goodell, el pasado mes, en declaraciones a la cadena de televisión ESPN, ya adelantó también que los datos reflejaban que la elección presidencial en Estados Unidos “sin duda era un factor”.

Antes de la elección del 8 de noviembre, los partidos de la NFL –en las primeras nueve semanas– cayeron 14 por ciento comparados con el 2015, lo que de alguna manera reforzaba la teoría de Goodell.

De hecho, las siguientes ocho semanas vieron una recuperación, ya que de la Décima Semana a la Decimoséptima sólo tuvieron una caída de 1 por ciento de espectadores respecto a la temporada anterior.

La gran sorpresa que aportaron los Cowboys de Dallas, liderados por el mariscal de campo novato Dak Prescott, la revelación de la temporada, con su sorprendente resurgir probablemente ayudó a esa recuperación.

Los Cowboys (13-3) aparecieron en cuatro partidos consecutivos en horario estelar, comenzando con su duelo del Día de Acción de Gracias contra los Washington Redskins.

El partido entre ambos equipos dejó una audiencia de 35,7 millones de espectadores, la mayor para un encuentro de temporada regular de la NFL desde 1995.

Lo sucedido esta temporada con la perdida de un 11 por ciento e audiencia de televisión en la NFL en una temporada que ha coincidido con las elecciones presidenciales no es la primera vez que se da.

Existen antecedentes como la del 2000 cuando la audiencia de televisión cayó también un 10 por ciento durante la campaña que llegó a otro candidato republicano, George Bush, a la Casa Blanca tras ganar al demócrata Al Gore, en elección que tuvo que ser decida por el voto de la Corte Suprema de Justicia.

Mientras que en la campaña presidencial de 1996 cuando el demócrata Bill Clinton ganó al republicano Bob Dole, la audiencia de televisión de la NFL bajó un 6 por ciento.

Este año, el gran triunfador sorpresa ha sido el republicano Donald Trump, que superó contra todos los pronósticos a la candidata demócrata Hilary Clinton.

Sin embargo, los ejecutivos de la Liga son conscientes que existen también otros factores que han influido en el descenso de audiencia de televisión y no están atribuyendo la caída solamente a la política.

De hecho, en la Decimosexta Semana, la liga y sus socios de televisión introdujeron pausas comerciales para ayudar a cambiar el ritmo del partido de cara a los espectadores en casa, así como los presentes en el estadio, sin que hasta el momento se conozcan los resultados de las pruebas.





.....