30 de September 2016

Artista realiza experimento de 365 días de encuentros sexuales sin amor ¿funcionó?


¿Cómo te sentirías si después de un año hubieras practicado sexo sin amor con 365 personas diferentes?

Encuentros sexuales sin amor, ¿y después?

El artista ruso Mischa Badasyan realizó un experimento para descubrir cómo influye el sexo en la felicidad de las personas y si se siente lo mismo practicar una relación sexual  sin amor que involucrar algún sentimiento afectivo durante la práctica erótica.

El inusual estudio buscaba comprobar la importancia del amor el las relaciones y medir hasta qué punto es capaz el acto sexual de desaparecer la necesidad de amor o sentirse querido. ¿Cómo llevó a cabo el experimento? Pues decidió ser él mismo el conejillo de indias y aventurarse a averiguar en carne propía cómo se sentiría después de tener 365 parejas en 365 días. Debido a su preferencia homosexual se acostó con un hombre al día durante todo el año que duró su investigación.

El performance fue denominado Save the Date, trabajo en el que el autor puso en entredicho la utilidad de las citas a través de apps electrónicas, como Tinder o Happn,  en las que dos desconocidos se encuentran para mantener relaciones sexuales.

Vacío emocional

Los lugares elegidos para los encuentros sexuales eran sitios como supermercados, tiendas o aeropuertos que facilitaban el anonimato. ¿Qué pasó después del experimento? Badasyan descubrió que lejos de proporcionarle placer y el bienestar que se ha descuibierto produce el sexo, los encuentros se convirtieron en un procedimiento ordinario que, según sus propias palabras le provocaron “un fuerte vacío emocional”. A través de su página web, el artista escribió: “Descubrí que era algo totalmente nuevo para mí. Por primerta vez en la vida lloré después de tener sexo, era muy doloroso”, dijo.

De acuerdo con Badasyan, “era como autoviolarse diario. Me sentía como una máquina que solo quería cumplir su meta del día. Tuve sexo con centenares de hombres, pero me sentía más aislado que nunca, fueron 365 días de soledad con 365 personas”. La pregunta era, ¿se puede sobrevivir sin amor, sólo con la satisfacción sexual? Y la respuesta fue que necesitaba algo más . “En un mundo donde las relaciones personales parecen ser menos naturales, donde las pantallas sustituyen las formas tradicionales de conocerse, donde cada vez más gente acude a la vía rápida para indagar pareciera que el amor es un concepto pasado de moda, pero no es así”, concluyó el performancero.

Mischa Badasyan es un artista de performance nacido en Rusia pero radicado en Berlín, Alemania. Es activista y defensor de los derechos LGTB. Para Save the Date Mischa se inspiró en el trabajo del atropólogo francés Marc Augé sobre los “no-lugares”. Sitios en donde el ser humano pasa de ser personas con nombre a seres anónimos. Trasladó este anonimato al sexo y el resultado fue un profundo vacío.





Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular