10 de Diciembre 2016

El cine venezolano, una “luz” que también brilla en Miami


Con información de la agencia de noticias: EFE

Cuatro venezolanos de a pie han logrado poner en marcha por segundo año consecutivo una muestra en Miami para dar a conocer el nuevo cine de Venezuela, una “luz” en el panorama sombrío de su país, como lo define uno de ellos.

Cinema Venezuela presenta desde hoy y hasta el 29 de septiembre ocho títulos con una diversidad de temas, estilos y enfoques, pero todos representativos de una cinematografía que florece en medio de la grave crisis venezolana y que sigue dando frutos aunque hacer cine en la Venezuela actual signifique todo un desafío.

En lo que va de año se han hecho ocho películas en Venezuela, dice a Efe el director Caupolicán Ovalles, quien el pasado enero empezó en Caracas el rodaje de su segunda película, el thriller “Muerte en Berruecos”, que ya está en fase de postproducción.

“Tuve que comprar una vaca para que la señora del catering preparara la comida para el equipo de filmación”, cuenta Ovalles, quien menciona que cuando dijo que iba a rodar una película en Venezuela, en Miami, donde reside, lo tomaban por “loco”.

Las dificultades para encontrar insumos y para no salirse del presupuesto, porque “la inflación se lo come”, fueron los principales retos, al margen de los artísticos, para Ovalles, el cual presenta en Cinema Venezuela “Historia de un soldado”.

A todos esos problemas se sumaban hasta hace poco las restricciones del sistema eléctrico venezolano que obligaron a las salas de cine del país a reducir el número de pases diarios de las películas, lo que significó una merma en la taquilla y llevó a algunos productores a retrasar los estrenos.

Sea como sea la situación los cineastas venezolanos siguen produciendo “aunque sea con las uñas”, como señala Yulma Pérez, productora de Cinema Venezuela.

Y también continúan acaparando premios en festivales internacionales como Venecia, San Sebastián y Cannes, entre otros.

Además de “Historia de un soldado”, en Miami se verán “El Malquerido”, de Diego Risquez y protagonizada por “Chino”, del dúo Chino y Nacho; “KM 72”, de Samuel Henríquez ; “Hasta que la muerte nos separe”, de Abraham Pulido; “El infierno de Gaspar Mendoza”, de Julián Balán; “Dauna lo que lleva el río”, de Mario Crespo, y “La casa del fin de los tiempos”, de Alejandro Hidalgo.

También está en el programa “Paquete 3”, de Alfredo Hueck, que se estrena mundialmente en esta muestra.

Cuando crearon Cinema Venezuela, Indira Leal y Luis Alfredo Andarcia, que cuentan con Yulma Pérez y Kristi Espinosa como productoras, lo hicieron pensando en los venezolanos que llevan tiempo en Miami y no tienen oportunidad de ver cine de su país.

Escuchan hablar de películas y leen que han sido premiadas en importantes festivales, pero no pueden verlas, dicen en una entrevista con Efe en la pequeña oficina desde la que organizan la muestra con el único apoyo de empresas de la comunidad venezolana o latina del sur de Florida.

Ahora les reclaman que lleven Cinema Venezuela a otras ciudades estadounidenses donde hay comunidades importantes de venezolanos y están estudiándolo, dice Indira Leal.

La primera edición fue un éxito de público, con la mayor parte de las entradas vendidas, y en esta segunda edición, cuya imagen es obra de Manuel González “Mago”, diseñador radicado en España, esperan superar las cifras de la anterior y “calentar motores” para la tercera, según Kristi Espinosa.

Luis Alfredo Andarcia afirma que el cine es “una luz” que ilumina estos tiempos complicados en Venezuela y ayuda a unirse a los venezolanos.

Para Mariella Pérez, de JEMD, productora de dos de las películas que se exhiben desde hoy en Miami, sin lugar a dudas hay una nueva manera de hacer cine en Venezuela que llega más al público y no solo el venezolano.

No es una cuestión de edad, pues hay directores de diferentes generaciones, sino de la calidad cinematográfica, de los temas escogidos, muchos “controversiales”, dice.

También cuenta que son universales siendo a la vez muy venezolanas.

Por ejemplo, “La casa del fin del tiempo”, una historia de intriga y terror incluida en la muestra, es la primera película venezolana de la que Hollywood hará un “remake”, señala Andarcia, quien destaca como otra buena noticia que la banda sonora de “El Malquerido”, también en cartel en Cinema Venezuela, acaba de ser nominada a los Grammy Latinos.

“Antes nadie iba a ver cine venezolano”, salvo que le gustara ver “prostitución, pobreza y groserías”, dice Leal orgullosa de “Pelo Malo”, de Mariana Rondón, ganadora de la Concha de Oro en San Sebastián; de “Desde allá”, de Lorenzo Vigas, ganador del León de Oro en Venecia; de “Azul y no tan rosa”, de Miguel Ferrari, Premio Goya, y de “La culpa, probablemente”, un corto de Michael Labarca, premiado en Cannes.


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular