10 de Diciembre 2016

Estabilización de casos de Alzheimer en países ricos trae luz de esperanza


La estabilización en países desarrollados de los casos de Alzheimer y otras demencias seniles aporta una luz de esperanza de cara a esta devastadora patología que sigue siendo incurable.

Vinculado a la ancianidad, el mal de Alzheimer sería responsable de entre 60 y 70% de los casos de demencia senil. Las demencias vasculares son la segunda causa. Sin embargo, la asociación de estas dos patologías es frecuente, según los especialistas.

La enfermedad de Alzheimer conduce a un deterioro de la memoria y otras facultades intelectuales y progresivamente a una pérdida de la autonomía.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay unos 47,5 millones de personas con demencias en el mundo y 7,7 millones de casos nuevos cada año, es decir uno cada cuatro segundos.

– Palabras cruzadas, sudoku y jardinería –

Entre los países incluidos en este estudio (entre ellos, España, Suecia y Holanda) Gran Bretaña registró una baja del 20% del índice global de incidencia de la demencia en más de dos décadas.

Según un estudio publicado en abril pasado en el diario Nature Communications, este país contaba 209.000 casos nuevos en 2015, mucho menos que los 251.000 vislumbrados en previsiones de 1991.

Más de cien años después de la identificación de la enfermedad de Alzheimer, sigue sin existir un tratamiento que permita curarla o frenar su evolución. Las causas de la enfermedad, que implica la aparición de proteínas anormales en el cerebro, siguen siendo objeto de debate. Recientemente algunos estudios evocaron la contaminación.

Entre las hipótesis que pueden explicar esta estabilización de la cantidad de demencias figura una mejora de la calidad de vida, de la educación y una reducción de los riesgos cardiovasculares, incluyendo una mejor atención a la hipertensión y al exceso de colesterol.

“Todo aquello que contribuye a reducir el riesgo cardiovascular parece ser beneficioso, así como el ejercicio físico, una alimentación sana de tipo mediterráneo y dejar de fumar”, explica Amouyel.

Por otra parte, según algunos estudios, todo aquello que haga trabajar el cerebro, como estudios superiores o actividades como palabras cruzadas o el sudoku, la lectura o la jardinería y los trabajos manuales, así como el hecho de no quedarse aislado, contribuyen a reducir el riesgo de demencia.

Otras evoluciones pueden volver a orientar la tendencia en el mal sentido, como la progresión de la diabetes, la obesidad y la vida sedentaria, advierten los especialistas en vísperas de la jornada mundial del Alzheimer este miércoles.

A nivel mundial, la cantidad de casos de demencia podría alcanzar 75,6 millones de aquí a 2030 y 135 millones en 2050. Un alza alimentada en particular por los países de recursos bajos o intermedios, según la OMS.

A causa especialmente de un aumento de las enfermedades cardiovasculares y de la obesidad, así como de una prolongación de la esperanza de vida acelerada en estos países, que actualmente representan más de la mitad de los casos de demencia en el mundo.

Con información de AFP.





Notas Relacionadas

Ir a archivo



Nota destacada

Dan trámite a antejuicio contra Arzú

Lo más popular