9 de Diciembre 2016

Acusan a fuerzas iraquíes y kurdas de coartar el movimiento de desplazados


Con información de la agencia de noticias: EFE 

Human Rights Watch (HRW) acusó a las fuerzas de seguridad iraquíes y kurdas de estar “restringiendo ilegalmente el movimiento de las personas desplazadas en campos cercanos a Kirkuk”, de donde, según la organización, “no pueden salir libremente”.

En un comunicado publicado por HRW citó a desplazados de los campos de Nazrawa y Laylan que solo han podido abandonarlos tras el permiso de un “patrocinador”.

Asimismo, añadieron que las fuerzas de seguridad están recogiendo los carnés de identidad antes de que los desplazados salgan de los campos y que solo les dan permiso para ir y volver en el día.

Esta situación, según la nota, “ha limitado el acceso de los residentes (de los campos) a cuidados médicos, al trabajo y a sus familiares”.

Según la ONG, los cooperantes internacionales señalan que las autoridades en Kirkuk dicen que estas restricciones “son necesarias por razones de seguridad”.

“Mientras que miles de personas pueden resultar desplazadas por la operación militar de Mosul, las autoridades iraquíes deben salvaguardar los derechos de la gente y no castigarla restringiendo su acceso a tratamiento médico, trabajo y familia”, indicó la subdirectora para Oriente Medio de HRW, Lama Fakih.

La organización internacional pidió a las autoridades que revoquen esas “restricciones ilegales al libre movimiento de los desplazados internos, incluidos aquellos desplazados como resultado de la actual batalla en Mosul”.

“Las restricciones solo deben ser impuestas si ‘están provistas por ley y son necesarias para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral pública, o los derechos y las libertades de otros'”, añadió HRW, que citó la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El comunicado de HRW fue emitido horas antes de que decenas de yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) lanzaran hoy un ataque contra el sur de la ciudad iraquí de Kirkuk, en el que se hicieron con el control de varias comisarías de Policía, informó a Efe el gobernador de esa localidad, Nachmeldín Karin.

Tras el ataque, iniciado la pasada madrugada, los extremistas colocaron francotiradores en varios edificios, añadió la fuente.

Durante los enfrentamientos, que se desarrollaron en los barrios de Wahed Jazeirán, Domish y Midaa -en la zona sur de Kirkuk, en el camino hacia la localidad de Hawiya-, murieron cinco combatientes del EI y dos policías.

Esta es la quinta jornada de la ofensiva para conquistar Mosul, emprendida por las fuerzas iraquíes y las kurdas “peshmergas”, cuyo objetivo es expulsar al EI de su principal plaza en Irak, que controla desde junio de 2014.


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular