6 de Diciembre 2016

Aumentan a 66 los reos enviados a cárcel de máxima seguridad en Honduras


Con información de la agencia de noticias: EFE 

Las autoridades de Honduras trasladaron a otros nueve reos peligrosos a una nueva cárcel de máxima seguridad, conocida como El Pozo, en el occidente del país, con los que ya suman 66 los recluidos en esa prisión.

Así lo informó el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, durante un congreso ordinario de cafetaleros en la central ciudad de Siguatepeque.

Hernández dijo que entre el miércoles y jueves se ha estado “trabajando en el movimiento de otro grupo de personas que han estado recluidas en centros penales y que han estado delinquiendo desde las cárceles”.

“Ya llegaron ese otro grupo -de nueve- a El Pozo número uno, ahí están”, subrayó.

El mandatario señaló que abogados de los prisioneros pretenden denunciar a Honduras porque dicen que se les están irrespetando sus derechos humanos.

Al respecto enfatizó que las cárceles de seguridad se están construyendo en el marco de la ley, respetando el derecho humano de los reos, pero sin privilegios.

“Si se nos llena El Pozo número uno, viene El Pozo número dos, viene El Pozo número 3, el número 4 y de ser necesario el 5, las cárceles que estamos construyendo, nuevas, tienen todos los estándares internacionales y yo me someto a cualquier examen” para verificarlo, agregó.

Hernández dijo que en las cárceles donde estaban anteriormente los reos que han sido remitidos a El Pozo, hacían fiestas, pagaban por tener “un cuarto especial, con aire acondicionado, camas matrimoniales y otras comodidades”.

“Eso no es estar privado de libertad; lo peor es que abusan de eso y desde ahí -las viejas cárceles- se ponen a delinquir contra la gente, ordenando extorsiones, asesinatos. Eso no lo podemos seguir permitiendo si es que queremos arreglar esto”, dijo el presidente.

Indicó que en El Pozo los reclusos tienen agua y alimentación suficiente, pero que si alguno no quiere comer, él no puede obligarlos.

Hernández comentó que sobran quienes hablen en defensa de los reos, pero pocos abogan por los derechos de las víctimas de los criminales, quienes no esperaban terminar en una prisión de máxima seguridad.

Según los informes que ha recibido, Hernández dijo que en El Pozo los reos “se desesperan, gritan en la mañana y en la noche”.

Pero “¿quién los mandó a meterse en ese lío?, yo no fui”, subrayó.

Las autoridades hondureñas atribuyen en gran parte la violencia criminal que afecta al país, con un promedio de trece muertos diarios, a pandillas y el crimen organizado.


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Nota destacada

Decretan arraigo contra diputado Edgar Ovalle

Lo más popular