11 de Diciembre 2016

Costa Rica ha recibido 11.000 migrantes haitianos y africanos desde abril


Con información de la agencia de noticias: EFE 

El Gobierno de Costa Rica informó hoy que la cantidad de migrantes irregulares haitianos y africanos que ha recibido desde abril pasado asciende a 11.000, de los cuales 4.500 permanecen en territorio nacional ante la negativa de Nicaragua de permitirles seguir su camino hacia Estados Unidos.

El ministro de Comunicación, Mauricio Herrera, dio hoy un informe de la situación y aseguró que durante las últimas semanas han entrado a Costa Rica 100 migrantesirregulares haitianos y africanos por día.

“Las últimas semanas hemos percibido una estabilización en el ingreso de migrantes después de unos picos preocupantes que llegaron a ser de 300 al día”, dijo Herrera en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Muchas de estas personas han continuado de manera ilegal su travesía hacia Estados Unidos ayudados por “coyotes” o traficantes de personas.

Los datos oficiales indican que hay 1.600 migrantes cerca de la frontera con Panamá y casi 2.900 en La Cruz, provincia de Guanacaste (noroeste) fronteriza con Nicaragua.

La mayoría está en los albergues habilitados por el Gobierno, pero hay 1.600 que viven en un campamento improvisado por ellos mismos a un kilómetro de la frontera con Nicaragua, en un sitio conocido como Parqueo Deldú y que no reúne condiciones adecuadas de sanidad.

El ministro Herrera anunció este martes la apertura de un nuevo albergue en la localidad de La Cruz, que tendrá una capacidad máxima para 1.000 migrantes, con servicio de agua, duchas, electricidad, 40 sanitarios y áreas para el disfrute familiar.

A partir de este martes el Gobierno comenzará a trasladar migrantes a este nuevo albergue con prioridad para las familias con niños y las personas que estén invadiendo terrenos privados o que se ubican al lado de la carretera.

“El Gobierno está dando garantía de seguridad para las personas y para la dignidad y protección de derechos humanos”, aseguró Herrera.

El ministro anunció que otro albergue similar será abierto en las próximas semanas con el fin de clausurar el campamento improvisado del Parqueo Deldú.

Herrera dijo que el Gobierno espera que los migrantes acepten trasladarse a las nuevas instalaciones de manera pacífica.

El funcionario también advirtió que el Gobierno costarricense deportará a los migrantes irregulares que no hayan recibido o solicitado un permiso de permanencia temporal en el país de la Dirección de Migración.

“Costa Rica no está abierta al paso de estos migrantes en condición irregular, estamos haciendo todo lo posible para contener esta migración y las personas que no se sometan a los controles van a ser deportados”, afirmó Herrera.

Desde abril Costa Rica ha deportado a 10 haitianos.

Las autoridades costarricenses también tienen en marcha, junto a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), una iniciativa para facilitar el retorno voluntario a sus países de las personas que así lo deseen.

A este proceso de retorno voluntario se han acogido 20 personas.

El ministro Herrera aseguró que Costa Rica mantiene la atención de la salud de los migrantes y detalló que hay un caso de una mujer que padece cáncer, quien está recibiendo cuidados paliativos.

Esta oleada migratoria comenzó en abril pasado y en un principio las autoridades costarricenses creían que se trataba de africanos, pero la mayoría son haitianos que fingieron otra nacionalidad para evitar procesos expeditos de deportación.


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular