10 de Diciembre 2016

Detienen a alto funcionario de ente carcelario hondureño por enriquecimiento


Con información de la agencia de noticias: EFE 

El jefe de presupuesto del Instituto Nacional Penitenciario de Honduras, Marco Tulio Bulnes, fue detenido por cargos de enriquecimiento ilícito, informó el Ministerio Público (MP).

Bulnes fue detenido en su oficina en Tegucigalpa en el marco de la “Operación Medusa” que fue puesta en marcha el lunes por el MP y prevé ejecutar órdenes de aprehensión contra miembros de la carrera judicial y fiscal, según un comunicado de prensa.

De acuerdo al organismo hondureño, Bulnes se desempeñó como administrador de la Dirección General Servicios Especiales Preventivos de la Policía Nacional durante seis años, cargo que utilizó para “enriquecerse ilícitamente con 4 millones de lempiras (172.786 dólares)”.

La declaración de ingresos, activos y pasivos presentada por el acusado “no concuerdan con su patrimonio e incremento de capital, aún y cuando el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) le dio la posibilidad de desvanecer esta responsabilidad por indicios de enriquecimiento ilícito”, si justificaba la incongruencia, señaló el Ministerio Público.

En el marco de la misma operación, la Fiscalía regional de la ciudad caribeña de La Ceiba puso a disposición de los tribunales al policía de investigación Vayron Roberto Valladares, quien es sindicado de violación de los deberes de los funcionarios y ocultamiento y destrucción de documentos públicos.

El agente policial supuestamente ha “desaparecido y quemado” un expediente para favorecer a un miembro de la estructura criminal Mara Salvatrucha capturado en posesión de drogas y armas de fuego en La Ceiba.

El MP señaló además que promoverá un antejuicio en contra del juez Juan de Dios Mondragón, del Juzgado de Santa Bárbara, por los delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios en perjuicio de la administración pública.

De acuerdo a investigaciones, el juez dejó en libertad a un maestro de educación primaria sindicado de violar y embarazar a una niña de 12 años.

Mondragón, “de manera arbitraria”, dictó sobreseimiento definitivo al acusado aduciendo que el hecho de que el imputado contrajera matrimonio con la víctima era “causal suficiente para excarcelarlo, pese a que este permanecía recluido y las nupcias se celebraron 15 días antes de la audiencia preliminar”.

La “Operación Medusa”, en la que han sido detenidas otras cinco personas, entre ellas una jueza y una fiscal, participa la Agencia Técnica de Investigación Criminal y demuestra que el Ministerio Público continuará “su lucha para que la justicia se aplique por igual a todos los hondureños”, señala la información oficial.


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Nota destacada

Dan trámite a antejuicio contra Arzú

Lo más popular