9 de Diciembre 2016

En el Reino Unido partidarios del Brexit esperan la victoria de Donald Trump


Con información de la agencia de noticias: AFP 

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, cuenta con numerosos partidarios en el Reino Unido, sobre todo entre los euroescépticos favorables al Brexit, que comparten su cruzada contra las élites y creen firmemente en su victoria.

Sin embargo, no es fácil dar con un partidario de Donald Trump para defenderlo en la televisión.

Para el debate sobre la elección presidencial,  la cadena Channel 4 “tuvo que hacer venir a alguien de Estados Unidos”, cuenta a la AFP uno de los invitados, el profesor Brian Klaas, especialista de política estadounidense en la London School of Economics.

El principal partidario autoproclamado de Trump en el Reino Unido optó por el anonimato al hablar con la AFP.

“Soy el principal partidario de Donald Trump en el Reino Unido”, sostiene este empleado del sector informático, que se identifica con sus iniciales CT.

“Voté por la independencia del Reino Unido” en el referéndum del 23 de junio, fecha en que los británicos aprobaron la salida de la Unión Europea, dice CT.

Ahora, este británico de 46 años quiere que “Trump sea elegido” en Estados Unidos, para lo cual creó una cuenta en Twitter “UK for Trump”. Su entusiasmo tuvo por ahora poco eco ya que la cuenta tiene sólo 500 seguidores.

El Reino Unido fue uno de los países que reaccionó con mayor virulencia cuando Trump propuso prohibir el ingreso de los musulmanes a Estados Unidos.

El ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, uno de los líderes del Brexit, declaró incluso que evitaba algunos barrios de Nueva York para no cruzarse con Trump.

Los más fervientes partidarios de Trump se encuentran en las filas del partido antieuropeo y antiinmigración UKIP (Partido de la Independencia del Reino Unido).

El líder del UKIP, Nigel Farage, pasó en las últimas semanas mucho tiempo en Estados Unidos para aconsejar a Donald Trump y hablar en algunos actos de la campaña.

Con Trump, los estadounidenses tienen “una oportunidad histórica de darle una lección a los encuestadores, a los expertos y a Washington” haciendo “lo mismo que en el Reino Unido”, sostiene Farage.

Poco importa si “casi nadie ha oído hablar de Farage en Estados Unidos”, dice Brian Klaas.

“A Trump le atrae que Farage haya hecho fracasar los pronósticos y derrotado al establishment y quiere recuperar algo de esa magia”, agrega el analista.

La sintonía entre los dos políticos es tanto más natural cuanto que ambos se dirigen al mismo electorado, formado “mayoritariamente por hombres blancos sin título universitario”.

Se trata de los olvidados de la globalización, los que viven en las antiguas zonas industriales del norte de Inglaterra y los habitantes del “rust belt” (cinturón industrial) de Estados Unidos.

Sectores “sensibles a un discurso que utiliza el miedo al desclasamiento económico y al terrorismo”, sostiene Brian Klaas.

“Los partidarios del Brexit y de Donald Trump activan tres resortes principales: antiglobalización, antiinmigración y antiestablishment”, resume por su parte Jon Stanley, del círculo de reflexión The Bow Group.

En el UKIP están convencidos de que Trump, que tiene orígenes escoceses, puede ganar, y que los expertos se están equivocando en Estados Unidos como se equivocaron en junio en el Reino Unido.

“Trump va a ganar, sin lugar a dudas”, afirma el eurodipuatdo David Coburn, contento de que su partido haya “ayudado a lanzar la revolución en Estados Unidos”.

“Como los del Brexit, los electores de Trump están mucho más motivados. Será mucho más reñido de lo que se dice”, afirma el multimillonario Arron Banks, que hizo fortuna en el sector de los seguros, principal financista del UKIP.

Sin embargo, la personalidad de Trump no seduce a todos los militantes del UKIP.

Dos diputados europeos publicaron un comunicado en el cual calificaban de “indefendibles” las declaraciones de Nigel Farage que comparó los dichos de Trump sobre las mujeres a “simples fanfarronadas de macho dominante”.

“No soy un fanático de Trump. Hizo comentarios estúpidos y ofensivos sobre los mexicanos, los sirios, las mujeres y los veteranos de guerra que son inaceptables”, explica a la AFP Pete Durnell, candidato del UKIP en las pasadas elecciones legislativas de 2015.

Sin embargo, Pete Durnell coincide en que, a pesar de los ataques de los medios de comunicación y las élites, los partidarios de Trump irán a votar en forma masiva y provocar un nuevo sismo político mundial.


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Nota destacada

Dan trámite a antejuicio contra Arzú

Lo más popular