5 de Diciembre 2016

Huracán Matthew azota a la costa este de EEUU


Matthew, que se degradó a huracán categoría 1, continuaba este sábado su peligroso trayecto por la costa este de Estados Unidos, donde dejaba cinco muertos y amenazaba con graves inundaciones.

“Uno de cada cuatro muertos durante huracanes tropicales en Estados Unidos está vinculado al aumento del nivel de los ríos debido a las fuertes lluvias”, advirtió el director del Centro Nacional de Huracanes (NHC), Rick Knabb, en Twitter.

Hacia las 18H00 GMT, Matthiew registraba vientos de 120 km/h, según el último reporte de NHC, en el que también se alerta de “lluvias torrenciales que se propagan” a través de Carolina del Sur y del Norte, así como de “inundaciones serias” tierra adentro.

El ojo del huracán estaba sobre el balneario de Myrtle en Carolina del Sur, pisando tierra en Estados Unidos por primera vez desde que comenzó a desplazarse por la costa este del país en la noche del jueves al viernes, entonces como categoría 4, en la escala de Saffir-Simpson que tiene 5.

Se espera que Matthew llegue a Carolina del Norte por la noche antes de que vuelva mar adentro.

Las autoridades de Carolina del Sur ordenaron la evacuación de entre 300.000 y 500.000 personas de zonas de riesgo hacia refugios tierra adentro, aunque ello “no es suficiente”, según la gobernadora Nikki Haley.

El presidente estadounidense, Barack Obama, declaró el estado de emergencia en Florida, Georgia y en las Carolinas.

A su paso por Florida, el huracán dejó a más de un millón de personas sin energía, aunque su impacto en ese estado fue menos violento que lo esperado debido a que el ojo del huracán no tocó tierra.

– Muertos –

Las lluvias torrenciales y las rachas de viento provocaron la caída de árboles y el balanceo de edificios altos.

En su pasaje por Florida, Matthew dejó cinco muertos.

Una mujer murió al ser aplastada por la caída de un árbol en el condado de Volusia, y en el condado de Putnam falleció otra mujer en circunstancias similares cuando un árbol cayó sobre la caravana donde se había refugiado de la tormenta.

Otra mujer falleció por una crisis cardíaca y una pareja sucumbió a las emanaciones de monóxido de carbono procedentes de un generador en su garaje.

En St. Augustine -una ex colonia española que se considera a sí misma como la ciudad más antigua del país- la situación era “catastrófica” según informes, y las autoridades habían cerrado su acceso tanto a la población como a la prensa.

La alcaldesa Nancy Shaver dijo que la mitad de su población se había negado a evacuar.

Las órdenes de evacuación alcanzaron a unos 3 millones de residentes en el camino de Matthew, con ciudades como Jacksonville y Savannah, en Georgia.

Estas dos ciudades y Charleston ordenaron toques de queda para mantener a las personas fuera de las calles y evitar saqueos.

“Recen”, instó el legislador republicano Buddy Carter, cuyo distrito incluye a la costa de Georgia, en una conferencia de prensa. “Recen para que esta tormenta se mantenga aguas adentro y no llegue para dañar a alguien”.

– Desolado Haití –

A principios de semana Matthew sembró la desolación en Haití, por donde pasó como un huracán categoría 4 con vientos de 230km/h, dejando unos 336 muertos, según un balance provisional de Protección Civil de este sábado, aunque el senador haitiano Hervé Fourcand sostiene que hay al menos 400 fallecidos.

Dada la magnitud de los daños causados, será difícil lograr un recuento preciso de víctimas mortales.

“Los primeros datos del (departamento) Grande Anse comienzan a llegarnos”, declaró a la AFP la directora de Protección Civil, Marie-Alta Jean-Baptiste, refiriéndose a la región más golpeada por el huracán.

Ante la dimensión de las pérdidas humanas y materiales, el presidente provisional Jocelerme Privert decretó el sábado tres días de duelo nacional, poco antes de embarcar hacia la ciudad de Jérémie, capital de Grande Anse.

Toda la parte sur de Haití fue arrasada por torrentes de agua y azotada por violentos vientos. Las imágenes aéreas tomadas por periodistas que pudieron acceder en los dos últimos días a las ciudades más golpeadas del sur mostraban casas destruidas, techos de aluminio arrancados y árboles caídos.

Las desoladoras imágenes de la ciudad de Los Cayos recordaban a las escenas que dejó el violento terremoto de 2010, en el que murieron más de 200.000 personas.

“Vi la muerte cara a cara”, aseguró Yolette Cazenor, una habitante de Los Cayos (sur), la tercera ciudad del país. Su casa se quebró por la mitad cuando le cayó un árbol encima.

Con información de AFP Noticias. 


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular