“Iván Márquez”, de profesor a negociador de paz de las FARC


Con información de la agencia de noticias: EFE 

Luciano Marín Arango, jefe del equipo negociador de las FARC en los diálogos de paz, empezó ganándose la vida como profesor de primaria y después de más de 30 años en las filas guerrilleras, ya con el alias de “Iván Márquez”, terminó convertido en uno de los artífices del acuerdo de fin del conflicto.

Considerado un radical en las filas de esa guerrilla, “Iván Márquez” escaló hasta convertirse en el número dos de las FARC y en los diálogos de La Habana fue durante 44 meses el encargado de defender las tesis de ese grupo armado como contraparte de la delegación del Gobierno.

Sin embargo, los casi cuatro años de negociaciones en Cuba suavizaron en algo el discurso de este guerrillero de barba cerrada.

Con el paso del tiempo y los avances del proceso, “Iván Márquez”, de 61 años, reconoció que las FARC estaban dispuestas a dejar atrás el odio que durante más de medio siglo cubrió de sangre al país.

“La ley del talión no nos va a llevar a la paz en Colombia”, aseguró en una ocasión al referirse a la actitud de algunos opositores de las negociaciones.

Nacido el 16 de junio de 1955 en Florencia, capital del departamento del Caquetá, en el sur del país, una de las zonas donde las FARC más han ejercido su poder armado durante décadas, Marín Arango fue profesor de biología entre 1977 y 1979 en el Colegio Corazón Inmaculado de María, en la localidad de El Doncello (Caquetá).

Fue en ese periodo en el que afianzó sus ideas de extrema izquierda con las que empezó a coquetear unos años antes en la Unión Soviética, donde hizo estudios de Derecho.

Como muchos otros miembros de las FARC, hizo parte de la Juventud Comunista Colombiana (Juco), partido en el que comenzó a apoyar a esa guerrilla llevando provisiones a las zonas rurales.

A mediados de los 80, cuando el Gobierno del entonces presidente Belisario Betancur (1982-1986) y las FARC hicieron un proceso de paz del que surgió el partido Unión Patriótica (UP), “Iván Márquez” logró primero un escaño como concejal y luego en la Cámara de Representantes.

Pero la UP, que aglutinó a militantes de izquierda y miembros de las FARC dispuestos a dejar las armas, sufrió un exterminio por parte de la extrema derecha y del propio Estado, que se cobró la vida de más de 4.000 de sus dirigentes y militantes, lo que le llevó a tomar las armas, y es entonces cuando comienza a subir en la jerarquía guerrillera.

Primero fue comandante del Bloque Sur, uno de los más temidos de las FARC y luego estuvo entre los mandos del grupo que impuso su ley en la región agroindustrial de Urabá, en el noroeste del país.

A comienzos de la década de los 90 fue nombrado como uno de los siete miembros del Secretariado, máximo órgano de esa guerrilla y durante los fallidos diálogos de paz de Tlaxcala (México), en 1992, hizo la veces de portavoz político.

Esa experiencia la repitió en los también frustrados diálogos con el Gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002) en la zona desmilitarizada de más de 42.000 kilómetros cuadrados que se creó en el Caquetá y parte del vecino departamento del Meta.

En 2006, “Iván Márquez” estaba en la lista de guerrilleros de las FARC contra los que Estados Unidos presentó cargos por enviar cocaína a ese país, además de tener más de 130 órdenes de captura por diversos atentados y delitos como secuestro, extorsión y asesinato.

Tras la muerte durante una operación militar del máximo jefe de la FARC, Guillermo León Sánchez, alias “Alfonso Cano”, en noviembre de 2011, se produjo una reorganización de los cuadros de mando de esa guerrilla.

Fue entonces que Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko” se convirtió en nuevo líder y “Márquez” quedó como segundo al mando.

En 2012, cuando el presidente Juan Manuel Santos tendió la mano a las FARC para una negociación de paz, “Iván Márquez” fue designado jefe de esa guerrilla en los diálogos de La Habana, donde vive desde entonces.


Galería

1 de 3

2 de 3

3 de 3




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular