23 de Febrero 2017

Más sombras que luces en el primer año de Gobierno de Morales


Redacción Emisoras Unidas

Un año después de que Jimmy Morales asumió como presidente de la República de Guatemala, analistas políticos coinciden en que el país continúa sumido en una crisis social, política y económica.

Algunos, entre ellos, el politólogo independiente Renzo Rosal, y el investigador Luis Linares aseguran que el informe que Morales presentará en el Congreso, el próximo 14 de enero, “sólo será una lista de las actividades efectuadas por cada ministerio”.

Morales llegó al poder tras ganar las elecciones el 25 de octubre de 2015, con el 67,43 por ciento de los votos, y durante su campaña ofreció atacar la corrupción, fortalecer la transparencia y enfrentar la inseguridad ciudadana.

Una vez cumplido el primer año de su gestión, analistas resaltan su inexperiencia política y su desconocimiento de cómo funciona un gobierno. Además de algunos hechos que han contribuido a desgastar la frágil imagen personal y gubernamental del mandatario.

Puntos en contra

Diez habían pasado desde su victoria y faltaban dos meses para que tomara posesión del cargo, cuando al Presidente le estalló el primer escándalo: una  denuncia contra su asesor en temas financieros, José Ramón Lam.

Su mano derecha fue despedido del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos, por haber plagiado ensayos de autores españoles, peruanos y ecuatorianos.

Morales rechaza la denuncia y ratifica a Lam en su puesto, pero este de todas formas renuncia a los pocos días.

El Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) vincularon en septiembre del 2016 al hermano e hijo del presidente a un caso de corrupción lo que pone en entredicho el ofrecimiento del presidente de combatir ese flagelo.

Alberto Fuentes Knight, ex ministro de Finanzas y presidente de Oxfam Internacional, opina que Morales “es un presidente débil por la falta de apoyo, sus indecisiones, sus marchas y contramarchas”.

Otros especialistas han señalado que el Gobierno carece de propuestas estratégicas. Según dicen, la falta de experiencia de Morales en temas de administración pública le limitan su capacidad de coordinación interinstitucional.

Pero su mayor problema es no avanzar en las reformas sociales, económicas y políticas anunciadas durante su campaña.

Otros detalles en su contra, son las fisuras que se dieron en el Ejército en pleno inicio de su gobierno y la presencia como asesor presidencial del militar Héctor Padilla. También cobró relevancia el transfuguismo de diputados de otros partidos hacia el oficialista FCN-Nación, pese a que el mandatario ofreció que eso no se daría.

Asimismo, su frase de “ni corrupto ni ladrón” no se ha visto fortalecida, a partir del caso de su hijo y su hermano, por el caso Fulanos & Menganos.

El haber ofrecido “mano barata para (Donald) Trump”, luego de que el candidato presidencial amenazara con un muro en la frontera mejicana para combatir la migración hacia Estados Unidos, causó una oleada de críticas en contra de Morales.

Sus constantes roces con el presidente del Legislativo han marcado un permanente distanciamiento entre el Congreso y el Organismo Ejecutivo.

Adicionalmente, también han recibido duras críticas sus constantes viajes al extranjero en momentos en que se desencadenan temas de interés públicos y a los cuales el presidente no les pone atención.

Otros puntos como haberse dormido en una conferencia, hacer mofa al marchar durante el desfile del ejército, no ser tomado en cuenta por un estudiante en una escuela o pelearse con los medios de comunicación, no han pasado desapercibidos.

Los tempraneros cambios en su gabinete de gobierno solo demostraron que no estaba preparado para asumir el gobierno, según  sus opositores.


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular