4 de Diciembre 2016

Niño liberado estuvo a dos horas de ser ejecutado


// Redacción Emisoras Unidas //

Quince segundos, fue lo que duró la operación de rescate del menor secuestrado, segundos en los cuales su vida estuvo en riesgo, según Stu Velasco, subdirector general de Investigación Criminal de la Policía Nacional Civil (PNC)

Incursionar a la vivienda, neutralizar a los secuestradores y asegurar a la víctima fueron las acciones que se realizaron en los 15 segundos claves de la operación. Se tenía información que el menor iba a ser asesinado al mediodía, es decir, dos horas antes del operativo que permitió su rescate, dijo Velasco.

Grazy Aurora Negrete Estrada, de 19 años, una de las cuatro personas capturadas en este caso, era la encargada de la logística, y de acuerdo con Velasco, la de mayor influencia.

 

Cesar Estrada, jefe de la Unidad contra Secuestro del Ministerio Público (MP) reveló que el menor pintó con su dedo una cruz, a la cual todos los días le echaba agua y pan, así como pedirle a Dios que todo saliera bien y cuidara a su “abuelita”.

La psicóloga Sandra López explicó que el menor se aferró a algo que le salvaría la vida, al referirse a la cruz que pintó.

 

Velasco comentó que la diferencia entre una desaparición y un secuestro, en cuanto al manejo de redes sociales: hubo comunicación de más de 300 números adjudicándose el secuestro y pidiendo dinero.

Estrada añade que, a quienes le dan información de la familia a los delincuentes se les denomina “alacranes”, porque, por su cercanía, “abrazan por delante, pero por detrás clava el aguijón”.





Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular