30 de Abril 2017

Una manifestación pacífica en la redes y que unió a millones de personas

Por: Maria Mérida



/Fernanda Mérida/

Por primera vez Guatemala utilizó las redes sociales para unir a millones de persona por una sola causa: exigir al cese a la corrupción y la impunidad.

¿Cómo lo hizo? Simple, llevó el término “viralización” a  otro nivel. Todo comenzó cuando la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP) destapó el 16 de abril del 2015 el caso denominado como “La Línea”, una estructura criminal dedicada al fraudeaduanero.

La inmediatez de aplicaciones como Facebook y Twitter permitió redireccionar el desacuerdo de la sociedad del país contra mandatarios de alto rango, como lo eran la exvicepresidenta Roxana Baldetti y el expresidente Otto Pérez Molina.

El nacimiento de movimientos revolucionarios como Anonymous y las campañas Renuncia Ya, le dieron el sentido y la organización que las personas necesitaban para hacerse escuchar.

Los guatemaltecos se privaron de los asuntos cotidianos para hacer el llamado a gritar, escribir y expresar con todo tipo de arte el descontento en contra de las autoridades del Ejecutivo. Tanto así, que se convirtieron en fuentes de información para los medios de comunicación que permanecieron pendientes de las convocatorias.

Cabe mencionar que las manifestaciones no solo se dieron frente a infraestructuras del Interio, el Congreso de la República o El Palacio Nacional de la Cultura, al contrarito, a diario Guatemala vivió en una constante petición pacífica por medio de comentarios, publicaciones, imágenes y videos que hacían eco cuando la presencia física era imposible.renunciaya

Lo que hace preguntarse, si los resultados hubiesen sido los mismos si no se hubiera contado con este tipo de apoyo.  Porque sin la retroalimentación que facilitó la web, no se hubieran logrado la asistencia de miles de personas en diferentes fechas,  donde se posicionaron diferentes tendencias a nivel latino y mundial, además, dieron la alerta y el ejemplo a otros países sobre el actuar de  una Guatemala solidaria.

Otros casos en el mundo

La Primavera Árabe se dio cuando Ben Alí, expresidente de Túnez, abandonó el poder el 14 de enero de 2011 tras una revuelta popular que arrancó el 17 de diciembre anterior. La chispa que incendió el país fue la decisión de un joven licenciado que trabajaba de vendedor ambulante de suicidarse prendiéndose fuego en protesta por su precaria situación y la prepotencia de las autoridades.

Por otro lado en Brasil más de un millón de personas tomó  las calles de ciudades de todo país para protestar contra la presidenta, Dilma Rousseff, y para clamar “basta” a la corrupción que carcome la petrolera Petrobras y otros organismos públicos. Caracterizándolos por sus vestimentas de colores alusivos a su bandera.

En estos casos las redes sociales tuvieron un gran peso, ya que la organización masiva de protesta se viralizó y trajo resultados benéficos para los que luchaban por las distintas  causas.

 



Galería

1 de 2

2 de 2



.....