30 de Marzo 2017

El clima les jugó una mala pasada en el coloso


Redacción Emisoras Unidas

En nuestro programa A Primera Hora, estuvieron presentes Aracely Esquivel, sobreviviente de la tragedia en el volcán Acatenango, el fin de semana pasado, y Nelo Mijangos, quien acompañaba a la montañista Andrea Cardona para elaborarle una fotografías.

El grupo de Aracely intentó llegar a la cima del coloso, pero al final sufrió, junto a su grupo, los embates de clima que dejaron como resultado la muerte de seis personas.

Nelo y Andrea, por el contrario, suspendieron la tarea que los llevaba, al verificar el estado del clima, que poco a poco iba en descenso con sus vientos fuertes de casi 300 kilómetros por hora, y evidenciar cómo la temperatura baja comenzaba a calarles los huesos.

Aracely y Nelo relataron su experiencia desde el momento en que llegaron el sábado por la tarde, hasta el domingo en horas de la mañana, cuando sus vidas habían dado un giro total.

Aracely Esquivel: “No tomamos en cuenta el pronóstico del Insivumeh”

“Yo era del grupo del doctor Axel Carranza. Éramos cuatro personas. Antes tengo que aclarar que no soy guía, sino un grupo de amigos que siempre viajamos a distintos lugares. No pagamos guías ni me pagan a mí. Es solo una costumbre que traemos desde hace unos tres años. Después de bajar de la montaña, generalmente nos íbamos al jacuzzi o a piscinas”.

“El sábado, nosotros llegamos a las cinco y media de la tarde a la cima de La Horqueta. A la mitad del camino se nos unió un grupito que no conocía el lugar y llegar hasta arriba. Nunca les vi los rostros a todos. Eran seis, mas nosotros, cuatro”.

“Al final, llegamos a la cima y logramos armar las carpas. Dos horas más tarde comenzó el viento fuerte, un nublado total y la temperatura comenzó a bajar en extremo. Mi carpa es tres estaciones; es decir que puede aguantar cualquier clase de clima, menos las nevadas”.

“Cuando el clima es frío y el viento fuerte, hasta cierto punto no se puede escuchar a tres metros de distancia. Nos quedamos metidos en los sleepin. Yo les previne que no dejaran de hablar… que no se durmieran. Estuvimos así desde las 7.30 (de la noche) a las 6 de la mañana del domingo”.

“No tomamos en cuenta el pronóstico del Insivumeh (Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología) porque en varias ocasiones no se ha llevado a cabo lo que dice”.

“Solo recuerdo que si no hubiera sido por mi bastón, que es de marca, no hubiera podido sostenerme. Apoyándome con él sobre la tierra pude caminar unos 72 pasos que me permitieron llegar hasta un lugar aparentemente seguro”.

“Al doctor lo perdí, a eso de las seis y media, cuando decidimos salir del sector. Había escarcha por todas partes. Comenzamos a salir formando un trencito humano, pero el viento nos separó. Por lo que puedo apreciar, al doctor lo encontraron en El Plato. A los demás, en el despeñadero. Quiere decir que el viento los levantó y los dividió”.

Nelo Mijangos: “El clima estaba cerrado”

Andrea Cardona y yo estábamos en el área denominada Las Plataformas. Llegamos allí a las 4 de la tarde. Nuestro plan era hacer fotografías. Todo mundo quiere ver el atardecer y el amanecer desde el volcán Acatenango”.

“Estábamos a 3 mil 500 metros de altura a nivel del mar, y a 45 minutos de La Horqueta, que es donde se encontraba el otro grupo. Más arriba. El clima estaba cerrado. Es decir, no se veía mucho, estaba nublado. Hay un momento que no se tiene mucha visibilidad. El volcán está en frente, pero no se ve nada, es solo una cortina blanca”.

“Con Andrea decidimos no seguir a La Horqueta y menos seguir a El Plato, a la parte más alta del volcán. No era lo más apropiado. Los vientos estaban más fuertes cada vez”.

“Nuestro proyecto era ir a tomar fotografías, pero desde que vimos cómo estaba cambiando el tiempo, decidimos no ascender y acampamos. Esperábamos el amanecer, que se despejara y ascender. Nadie esperaba que el clima fuera tan fuerte y lo duro que estuvo. Andrea tiene más experiencia en escalar y dijo: “si subimos, no vamos a ver absolutamente nada. Vas a pasar una noche mala”.

“El plan, entonces, fue esperar a que se despejara y ascender al día siguiente. A  las 3 de mañana vimos que estaba tapado completamente y decidimos seguir durmiendo. Creo que nosotros atendimos el pronóstico, el otro grupo, no”.

  • Videos proporcionados por Nelo Mijangos

 






Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular