21 de Enero 2017

Villacorta: “Si estamos conscientes de la crisis, debemos participar y organizarnos”


Redacción Emisora Unidas

En nuestro programa A Primera Hora de hoy participaron los analistas políticos Manuel Villacorta, politólogo egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala, y David Casasola, investigador del Centro de Investigaciones Nación ales (CIEN), quienes analizaron cuáles son las perspectivas para Guatemala para el próximo año, partiendo de los problemas que afectaron al país durante 2016 y que deben ser resueltos en el corto y mediano plazo.

Villacorta parte de que la responsabilidad de la situación en que se encuentra el país “es de todos”, y que hoy “30 de diciembre”, es un buen día para reflexionar. “Es fin de año, estamos a 20 años de que se firmaron los Acuerdos de Paz, estamos convencidos de que el país no está bien… entonces, debemos pensar en  qué es lo que queremos para Guatemala”, expresó.

Por su parte Casasola señaló que “hay mucha suspicacia cuando surgen líderes sociales por todas partes, con pocas agendas y con contenidos diferentes. Hay ausencia de liderazgo y todos quieren llevar agua a su molino”. A su juicio, es necesario unificar criterios sociales para llevar a buen puerto el futuro del país.

Ambos coinciden en que, por una parte, es necesario y urgente que los guatemaltecos asuman su responsabilidad en el desarrollo de políticas públicas que beneficien a todos y, por la otra, que el Gobierno proponga dos o tres proyectos con bases fijas y sólidas para consolidar un proyecto de Nación.

Manuel Villacorta, politólogo por la Usac

“Hay un déficit en el desarrollo del país. La responsabilidad de la situación del país nos incumbe a todos. Hoy, 30 de diciembre, es un buen día por ser fin de año, por cumplirse este mes 20 años del proceso de paz, para que, como pueblo, hagamos una reflexión de qué es lo que queremos para Guatemala”.

“Estamos en una secuencia de 25 años, de gobiernos civiles y corruptos, en los cuales las demandas sociales también se han potenciado. Existe una debilidad social, secular, histórica, que atañe a políticos y la sociedad civil”.

“Las manifestaciones en la Plaza de la Constitución del año pasado, en alguna medida demostró, como en 1985, que la sociedad está dispuesta a protestar por el bien del país; pero, lamentablemente, también se vio que ese proceso decreció porque no se estaban manifestando los intereses de lo que la población quería. La corrupción se mantuvo y se elevaron los niveles de violencia”.

“Ya es tiempo de que la sociedad civil, y la academia, los estudiantes… todos los guatemaltecos asuman su responsabilidad. Hay deficiencia de propuesta de la academia, deficiencia de dirigencia en los grupos sociales. El reclamo social es una deuda que tenemos”.

“Si estamos conscientes de la crisis social que tenemos en el país, debemos participar y organizarnos para proponer soluciones”.

David Casasola, investigador del CIEN

“Hay mucha suspicacia cuando surgen líderes sociales por todas partes, con pocas agendas y con contenidos diferentes. Hay ausencia de liderazgo y todos quieren llevar agua a su molino. Es necesario unificar criterios sociales para llevar a buen puerto el futuro del país”.

“Uno puede pensar en cómo estamos y desde ya hacer cuentas para próximas elecciones. Tenemos déficit en lideres y agendas políticas”.

“Lo que pasó en la Plaza de la Constitución en 2015, fue muy bueno, pero todo murió al hacer sus votos en las urnas. Existió la percepción de toda la población de que se eliminaba la tradición política de siempre, pero todo cambió”.

“Creo que los guatemaltecos tuvieron dos objetivos en las urnas (en 2015): sacar del gobierno a los representantes corruptos de los partidos tradiciones y darle el poder a alguien con una agenda diferente. Sin embargo, ahí comenzó el parte aguas, porque no se han visto resultados en decisiones y del quehacer del Ejecutivo”.

El diputado Mario Taracena (presidente del Congreso) generó anticuerpos por la forma como él hacía las cosas: promovió la transparencia, busca una nueva forma de manejar los recursos en el Legislativo, y eso hizo surgieran otros listados para la nueva Junta Directiva de 2017. Él se sintió traicionado, porque considero que se había ganado el espacio. Ahora veremos qué oposición va a jugar: si sigue poniendo el dedo en la llaga, si propone otra agenda, sus relaciones con la UNE se debilitan o se fortalecen o si se ocupa de desgastar el nuevo Congreso”.


Galería

1 de 1




Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular