Nota de EU89.7
Políticos opinan: Urge reformar la ley electoral para evitar la corrupción en el Congreso

La captura ayer del diputado Christian Boussinot, señalado de estar vinculado al caso de las plazas fantasma del Congreso, ha puesto a circular de nuevo las dudas de qué pasa en el Legislativo. Algunos analistas aseguran que, pese a todo, el Parlamento sigue teniendo el poder político, a partir de la debilidad que representa el …

Continuar leyendo “Políticos opinan: Urge reformar la ley electoral para evitar la corrupción en el Congreso”

La captura ayer del diputado Christian Boussinot, señalado de estar vinculado al caso de las plazas fantasma del Congreso, ha puesto a circular de nuevo las dudas de qué pasa en el Legislativo.

Algunos analistas aseguran que, pese a todo, el Parlamento sigue teniendo el poder político, a partir de la debilidad que representa el Ejecutivo. De manera que, cualquier tema de interés nacional que haya que discutirse, tiene que pasar por las manos de los legisladores.

En lo que todo mundo coincide es en la necesidad de revisar el papel, las funciones y la forma de integración del Congreso, como representante de la voluntad popular.

En el programa A Primera Hora estuvieron como invitados los exdiputados Anibal García y Ávaro González Ricci, y por la vía telefónica, la exlegisladora y expresidenta del Congreso, Arabella Castro.

El recién nombrado congresista Enrique Álvarez también contactado por teléfono, aseguró que su mayor impresión es la ausencia a su trabajo de por lo menos el 15 por ciento de diputados. Álvarez llegó en sustitución del congresista fallecido Álvaro Velásquez.

Los invitados en cabina y los consultados vía teléfonica aseguran que es indispensable una reforma profunda de la Ley Electoral y de Partidos Políticos y el combate permanente a las malas prácticas de la clase política guatemalteca.

Álvaro González Ricci

La depuración ya la estamos viendo, no solo en el Congreso, también en todos los poderes del Estado.

En el Congreso con señalamientos… algunos diputados han sido capturados, otros andan fugados, unos más con solicitud de antejuicio. El 21 por ciento de congresistas tiene problema con la ley.

La depuración, al final del día, será lo más efectivo, sin tener un golpe al país que nos traiga problemas económicos al país.

La depuración se está dando. Sobre todo porque muchos diputados están de acuerdo en someterse a la ley, siempre y cuando todos se lleve a cabo con el debido proceso. Los que tengan culpa que sean condenados y los que no, que salgan libres.

En el corto plazo es importante la reforma  a la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Esto no es un poema de amor. La verdadera depuración la hará el ciudadano con su voto pensado, cuando sepa quiénes son los candidatos.

El tiempo nos lo va a poner en contra. Qué tenemos que hacer los guatemaltecos, ver el equipo y quién es el que está de atrás, y la fiscalización ciudadana más efectiva.

Aníbal García

Esto no es nuevo. La corrupción no comenzó con el gobierno anterior del Partido Patriota.

Recuerdo que cuando yo era estudiante de la universidad escuche una frase: que el Congreso era el Biotopo porque ahí volaban los quetzales de un lado a otro… sonaba a manera de chiste.

Conocí de cerca las historias de un tal (Obdulio) Chinchilla Vega, o de un ‘Chichita’ (Héctor) Aragón, que hacían de las suyas en el Congreso… desde entonces ya era así. Durante los gobiernos de Álvaro Arzú, del Frente Republicano Guatemalteco, de la Gran Alianza Nacional, nada no cambió. Recordémonos del famoso Pacur de la Gana. En la época de la Unidad Nacional de la Esperanza fue lo mismo.

El problema es sistémico. El problema de fondo es que todavía tienen el poder los políticos tradiciones que representan ese modelo.

Como ejemplo, veamos que el diputado Buossinot, que viene de la UNE y paso a Todos, podría perder su curul en poco tiempo, pero el que lo va a sustituir es un exministro de la UNE y fue electo por Todos. Seguimos en las mismas.

Ahora llegamos al punto central de cómo resolver eso, y no pasa sino por una reforma formal de la ley electoral.

Los diputados no entienden el reclamo de la población porque tergiversaron el mandato constitucional. Ellos entienden que en las elecciones lo que se les da es un cheque en blanco.

Arabella Castro

Considero que el problema es meten a todos los diputados en la misma canasta.

Yo quisiera destacar que después de la depuración del Congreso en 1994, hubo una legislatura de excelente nivel. Entonces los partidos escogieron a su mejor gente. Era la elección de diputados no de Presidente.

Esa nueva legislatura logró aprobar por unanimidad la Ley Régimen Interior del Congreso, no se nombraba a agentes de seguridad como asesores de Congreso, cada bancada podía tener un asesor por cada cuatro diputados… ningún diputados tenía asesores personales ni oficinas personales y el presidente no se reelegía.

La corrupción en el Legislativo comenzó en 2002 cuando se aprobó que el presidente del Congreso podría reelegirse, y para reelegirse comienzan a comprar la voluntad de diputados, con asesores y oficinas personales.

Después de la depuración de 1994los partidos en conjunto elegían a los jefes de bancada, al presidente del Legislativo, al asesor de bancada. Había institucionalidad en el Congreso porque existía buena relación entre los diputados.

Entre 1994 y el año 2001, el Congreso de mantuvo con honestidad. No hubo plazas fantasma y las presidencias legislativa fueron decentes. Creo que Guatemala debe tener la esperanza de tener un Congreso decente en el futuro.

Poner a la mejor gente es una oportunidad para los políticos en el país, con el fin de que puedan cambiar las reglas de juego.

Pero el punto no es solo cambiar las reglas del juego para perseguir a los partidos, sino como se elige a las personas en los partidos. Si no hay primarias al interior de las agrupaciones, van a seguir los caciques en los departamentos.

El cacicazgo del interior del país se ha repetido y han significado liderazgos corruptos.

Enrique Álvarez

¿Qué es lo que más le ha sorprendido del Congreso en sus primeros ocho días de legislatura?

Sorpresas muy grandes no he tenido.

Lo que he constatado es que hay un número permanente de diputados que no asiste a sesiones, un 15 por ciento quizá.

El Legislativo tiene una falta de legitimidad, una gran crisis de representatividad, afirmo que es el sistema político en su conjunto.

Yo he estado muy cerca en las actividades del Congreso. En los últimos 6 meses fui asesor de la bancada de Convergencia, algo había percibido.

Hay necesidad de transformar el Estado… en su conjunto tiene seria crisis de legitimidad.

Escuche nuevamente el programa: ▼