Nota de EU89.7
Alberto Salcedo: “Una sociedad no es viable sin periodismo”

Hoy, en el Programa A Primera Hora estuvo como invitado Alberto Salcedo Ramos, considerado uno de los mejores periodistas narrativos latinoamericanos de Colombia. Salcedo Ramos forma parte del grupo Nuevos Cronistas de Indias, ha dictado talleres de periodismo narrativo en distintos países y varios de los temas que ha abordado están relacionados con la cultura …

Continuar leyendo “Alberto Salcedo: “Una sociedad no es viable sin periodismo””

Hoy, en el Programa A Primera Hora estuvo como invitado Alberto Salcedo Ramos, considerado uno de los mejores periodistas narrativos latinoamericanos de Colombia.

Salcedo Ramos forma parte del grupo Nuevos Cronistas de Indias, ha dictado talleres de periodismo narrativo en distintos países y varios de los temas que ha
abordado están relacionados con la cultura popular. Sus crónicas
han aparecido en diversas revistas; SoHo, entre otras.

Él cuenta y explica su pensamiento respecto de cómo escribir en la era moderna, con la permanencia de las redes sociales como aliado, pero no como generadora de agenda impuesta.

Los errores al querer escribir historias. Salcedo Ramos y sus comentarios:

Hay muchos equívocos con el tema de contar historias, por ejemplo creer que escribir bien es una licencia para no investigar bien. La crónica es la belleza estética, en desmedro de buscar información que profundice.

  • La crónica es un medio para hacer adornos, no. Es un medio que debe profundizar en los hechos. No solo buscar la información que ya salió.

La crónica es un género que sensibiliza a los lectores, porque hace que las historias estén más cercano a ellos. Al convertir los datos en historia, en relatos, hace que ciertos hechos se comprendan mejor.

  • Los que hacemos crónicas vamos al remolque de las noticias. Estamos pendientes de lo que pasa. Muchas grandes crónicas han salido de la prensa. A Sangre Fría, de Truman Capote, es una de ellas.

También las encontramos en las andaduras de la calle, en las personas, o porque a veces un buen editor tiene contacto con la historia, y nos pone en contacto para hacerla.

En un momento de redes sociales cómo encaja la crónica…

Hay muchos editores de prensa que angustiado por el tráfico de información a través de las redes, han tomado la idea de que es mejor ver detalles de las redes sociales y luego vemos que la información de los periódicos no se parece a los periódicos, sino a los post de Facebook y Twitter. Están perdiendo la fe en los periódicos.

  • Las redes sociales son herramientas importantes de comunicación, pero no son herramientas para el periodismo.

Yo le tengo fe en el periodismo. Una sociedad no es viable sin periodismo. El periodismo es una veeduría sobre los poderes públicos. Una sociedad donde no hay periódicos no desarrolla sus análisis críticos, pierde la capacidad de generar memoria frente a lo que le sucede.

Redactores compiten con lo digital

Ahí está el problema. Están compitiendo contra eso. Me parece terrible que el periodismo se deje imponer la agenda por las redes sociales. Ahora ya no hay noticias de primera página, sino tendencias.

  • El periodista argentino Martín Caparros habla de cómo los malos editores crearon la especie más exótica del periodismo: escriben historias para gente que no lee. Por eso se fue la gente que sí lee.

No hay que perder el miedo de hacer un periodismo de nicho.

Cuánto de opinión hay en una crónica

Combina narración con interpretación. No opinión, eso es distinto. Se vale la subjetividad. Cuando contamos historias no nos da miedo ser subjetivos, no es falsear la realidad, sino atreverse a arriesgar una visión personal de lo que estamos viendo.

¿Cómo descubre este género?

Llegue a contar historias de una manera natural, en el sentido de que es algo que hice desde siempre. Al principio de forma oral, porque crecí en una comunidad que permite contar historias.

  • La banda de mi pueblo está llena de historias, de chismes. Es un pueblo donde pasa nada y pasa de todo, donde se sabe todo antes de que pase.

Desde la infancia sabía que iba a escribir. Qué no tenía de idea. Cuando me decidí por el periodismo pronto llegué a la crónica. No me veía como un reportero simplemente, sino como alguien que cuenta historias.

Como empatar una noticia en una crónica que capte la atención

El trabajo del reportero tiene que ser diligente, riguroso, juicioso, con una escritura sugerente. ¿Cómo se logra? Con el oficio, con los años, con las equivocaciones. Yo recomiendo que lean, la gente lee menos.

  • Ahora hay festivales de literatura y de periodismo. Asisten muchos jóvenes con la seguridad de encontrar al creyente que les dará una fórmula en 15 segundos lo que yo he aprendido en 30 años.

La mejor forma de aprender es proponiéndose aprender en un proceso en el que uno está comprometido en el timón de su propio barco.

  • Cuando era pequeño, mi mamá me tomó la mano y me llevó al colegio. Ahí me señalaron con el dedo a mi maestra… luego a otra… y a otra… y a otra.

En ningún aula encontré a Ernest Hemingway, a Woody Allen, a Alfred Hitchcock, a Truman Capote, y todos han sido mis maestros. Hay que comprometerse con la aventura de cada vez aprender algo nuevo.

  • La crónica es el Netflix del periodismo. Una crónica la descubres hoy y la lees cuando te dé la gana. No estás obligado a consumirla inmediatamente, sino a tu antojo cuando quieras.

La crónica humaniza el periodismo y le da perdurabilidad en el tiempo.

Hay dos tipos de periodistas:

  • Los que escriben frente al espejo y quieren describir su propia imagen;
  • Los que abren la ventana y quieren ver lo que pasa allá afuera.

En la calle están las historias.

¿Qué puede hacer un periodista para ser más moderno?

Lo verdaderamente revolucionario que un periodista puede hacer es volver a la calle. El periodismo bajo techo no interesa tanto.

  • En la actualidad hay mucho periodista aburguesado, envanecido, arrogante, que ve más de 3 mil seguidores en una red y ya se siente un poder. A mí me gusta el periodista que habla con la gente, que la escucha, que no busca intermediarios.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼