Nota de EU89.7
La ONU denuncia un clásico ejemplo “de limpieza étnica” en Birmania

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU creó el 24 de marzo “una misión internacional independiente” para investigar la violencia

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, consideró este lunes que el trato que Birmania da a la minoría musulmana rohinyá se asemeja a un “ejemplo de libro de limpieza étnica”.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU creó el 24 de marzo “una misión internacional independiente” para investigar la violencia que habría sido cometida por miembros del ejército contra la minoría musulmana rohinyá, pero Birmania no autorizó a los expertos viajar a la zona.

“Dado que Birmania rechazó el acceso de los investigadores (de la ONU) especializados en derechos humanos, no se puede realizar enteramente la evaluación actual, pero la situación parece ser un ejemplo de libro de limpieza étnica”, declaró en la apertura de la 36ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

Los rohinyás, tratados como extranjeros en Birmania, un país en donde más del 90% de la población profesa el budismo, son considerados apátridas a pesar de que algunos estén instalados en ese país desde hace generaciones.

Los mortíferos ataques de los rebeldes rohinyás contra puestos policiales a fines de agosto desencadenaron una nueva ola de represión del ejército birmano.

Esta “operación (…) es claramente desproporcionada y no toma en cuenta los principios fundamentales del derecho internacional”, afirmó el Alto Comisionado.

“Recibimos múltiples informes e imágenes satelitales que muestran a las fuerzas de seguridad y a las milicias locales incendiando pueblos rohinyás, así como informaciones coherentes que dan cuenta de ejecuciones extrajudiciales, incluso disparos contra civiles que huyen”, agregó.

Según las últimas cifras de Naciones Unidas, casi 300.000 personas, la mayoría musulmanes de la minoría rohingya, se refugiaron en la vecina Bangladés.

Miles de personas seguirían huyendo, escondidos en los bosques o en las colinas del lado birmano, sin  víveres ni agua.

Con información de la agencia: AFP

La ONU denuncia un clásico ejemplo "de limpieza étnica" en Birmania