Nota de EU89.7
¿Por qué el mundo no se acabó el 23 de septiembre?

El escritor que afirmó que el mundo se acabaría el 23 de septiembre, aclara qué fue lo que sucedió.

David Meade, el escritor que afirmó que el mundo se acabaría el 23 de septiembre e intentó clarificar su declaración.

Según Meade, la Tierra debería haber quedado destruida el pasado sábado tras colisionar con un hipotético planeta X, también conocido como Nibiru. Ahora, el escritor aficionado a la astronomía y la numerología bíblica quiere aclarar la situación.

¿Qué es lo que dice?

“El mundo no se está acabando, pero el mundo tal como lo conocemos está llegando a su fin”, comentó. Agregó que “Una gran parte del mundo no será el mismo a principios de octubre.”

Meade manifestó que hizo la predicción del fin del mundo en su libro “Planeta X – La llegada de 2017” en la que  según él, el “planeta Nibiru” o “Planeta X” llegará a la Tierra.

“El el libro se dijo que este sábado podría marcar el inicio de una serie de eventos catastróficos y específicamente, las profecías en el libro de Las Revelaciones comenzarán en ese día” comentó Meade. Agregó que la predicción está basada en versos y códigos numéricos, mientras aseguraba que los recientes desastres como el huracán Irma y Harvey son malos augurios.

La NASA emitió una declaración acerca de la predicción del 23 de  septiembre y dijo “Varias personas están prediciendo que el mundo se acabará el 23 de septiembre, cuando otro planeta choque contra la Tierra. El planeta en cuestión, Nibiru, no existe, por lo que no habrá tal colisión. La historia de Nibiru ha existido durante años (al igual que el cuento de los días de oscuridad) y se recicla periódicamente en nuevas fábulas apocalípticas”.

Añadió: “Nibiru y otras historias sobre planetas descarriados son un fraude del Internet. No hay ninguna base objetiva para estas afirmaciones. Si Nibiru o el Planeta X fueran reales y se dirigieran a un encuentro con la tierra. Los astrónomos habrían hecho el seguimiento por lo menos durante la última década, y por ahora sería visible a simple vista. Obviamente, no existe.”