Nota de EU89.7
Sucede en las películas, pero no en el sexo real

Estos son los 4 mitos que vemos en las películas XXX pero que NO suceden en la realidad.

La “fantasía” de Hollywood que no ocurre en vida real

En las películas todo es perfección y felicidad, pero no siempre esto sucede en las situaciones del día a día. La industria cinematográfica de las películas para adultos no es la excepción a esta regla, aquí te contamos un poco sobre lo que viste, pero no debes esperar en una relación real.

Despertares perfectos:

Es clásico ver a una mujer perfectamente maquillada y peinada, despertar con los besos de su pareja e iniciar, con la salida del sol, un nuevo round sexual desenfrenado. La realidad es que al despertar muchas personas necesitan un tiempo para incorporarse, es necesario un cepillado de dientes y quizá un poco de agua en la cara antes de realizar la faena. No siempre un beso o despertar a tu pareja le provocará, así que no esperes que siempre esté dispuesta.

La Fantasía Cumplida:

En las películas es común ver que dos personas se encuentran fortuitamente en un elevador, un par de miradas y 2 minutos de coqueteo después, a pareja se encuentra teniendo sexo desenfrenado en el sótano del edificio. La realidad es que estas cosas no suceden. En la mayoría de ciudades del mundo, hacer algo así es ilegal; eso sin dejar de lado que es muy poco probable que se den estas situaciones de pasión instantánea.

Sexo Imparable:

Hombres incansables y mujeres insaciables. En la pantalla vemos parejas que pueden copular por horas, días y semanas sin parar. La verdad es que es necesario administrar la energía y es necesario descansar entre un encuentro y el siguiente. En algunos casos, es posible que una pareja mantenga varios episodios de sexo, pero esto es esporádico.

Sexo Casual = Amor para Siempre

Finalmente, muchas escenas de sexo casual de una noche terminan con la pareja enamorándose perdidamente para siempre. La cruda realidad es que los encuentros furtivos casi siempre se reducen al encuentro como tal, sin dar lugar a una segunda oportunidad.