Nota de EU89.7
¿Tienen algún significado las fantasías lesbicas?

fantasías lesbicas mas común de lo que te imaginas

¿Alguna vez te ha pasado?

 

Si últimamente has tenido sueños o fantasías donde besas a una mujer o acaricias con placer su cuerpo. Estas “jugadas de la imaginación” son naturales y sirven para canalizar la represión, para darme permiso a lo prohibido sin explicaciones y una tercera razón recreativa, para obtener placer en un entorno seguro que puedo controlar

en primer término que el significado tras este tipo de pensamientos no es que tengas tendencias lésbicas o que algo vaya mal con tu sexualidad. De hecho, son más comunes de lo que crees. Incluso los hombres las llegan a tener con personas de su mismo sexo. Tener fantasías donde besas a otra mujer, no significa que tengas que llevarlas a cabo.

Las fantasías sexuales de cualquier tipo no te sitúan en una escala de enfermedad sexual ni nada parecido. Fantasear con que llevas a cabo un trío, con que tienes sexo en un lugar insospechado o de una manera fuera de lo común es una actividad de la mente donde encuentra un escape para las cosas que quizá nunca te has animado a hacer. Toma en cuenta que a diario estás a merced de la publicidad, de lo que ves en la televisión, de las conversaciones que tienes con tus amigos o de las canciones que escuchas. A nivel inconsciente tal vez todo ello te esté llevando a pensar en escenas lésbicas. Repito: nada de ello quiere decir que te estés convirtiendo en lesbiana, si eso es lo que te preocupa.

Si en algún punto de tu vida estas fantasías son demasiado atractivas para ti y hay algo que te está impulsando a intentarlo con una mujer, no te reprimas. Tal vez ahí esté tu verdadera esencia, tal vez ahí encuentras a la persona que por tanto tiempo has buscado.

Sylvia de Béjar, especialista en sexualidad y relaciones de pareja, afirma: «En términos de orientación del deseo lo fundamental es entender cuál es la tendencia predominante de nuestra atracción por las personas.

Hay que decirlo de manera clara: muchos hombres suelen comportarse de manera envidiosa en la cama, pensando únicamente en su placer. Quizá haya mujeres que fantaseen con que tienen una amante que sabrá cómo tocarla, en qué lugar y durante cuánto tiempo para asegurarle un placer mucho mayor que cuando tiene sexo con un hombre.