Nota de EU89.7
Cinco razones por las que Hugh Hefner “se fue al cielo”

“¿Se fue al cielo o ya vivía en él?”

Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy, murió el miércoles a los 91 años de edad.

Millones de personas, artistas, modelos y fans, lamentaron la muerte de un hombre que ayudó a que el desnudo fuera parte del imaginario colectivo.

“¿Se fue al cielo o ya vivía en él?”

Estos son algunos de los comentarios que han circulado en redes sociales. Muchos usuarios agregan que Hugh se encontraba en el “paraíso” rodeado de hermosas mujeres y lujos. Sin embargo, los que no muchos conocen es que el creador de Playboy también realizaba obras benéficas. Estas son las cinco razones por las que todos creen que Hefner se ganó el “cielo”:

  1. En 1978 donó 27 mil dólares para restaurar el rótulo de “HOLLYWOOD” e hizo una fiesta gala para recaudar fondos ¿Qué sería del mundo sin Hollywood y su emblemático icono? Y no se quedó sólo en eso: en 2010 donó US$.900,000.00 para la compra del terreno donde ahora se encuentra el mítico emblema.

2. US$. 100,000.00 fue su aporte para la sección de cine de la Universidad del Sur de California con el fin de crear el curso: “Censura en el cine” ¿Le gustaría ver una película sin acción, religión, sexo y sin malas expresiones?

3. En su carrera altruista ayudó a fundaciones como: Much Love Animal Rescue, Generation Rescue, Anti-Vaccinationist, entre otras.

4. Con su ayuda a la fundación “Children of the Night”, Hefner contribuyó a que cientos de niños fueran apartados de las redes de la prostitución infantil.

5. Aunque controversial, el matrimonio entre personas del mismo género fue una de las causas que este “Macho Alfa”, como le llamaban sus fans, defendió en sus últimos días porque según Hugh: “… es una lucha por todos nuestros derechos. Sin este derecho volveríamos a la era puritana, previa a la revolución sexual”.

Aunque este último punto es controversial se sabe que Hugh no solamente se dedicaba a sus millones de dólares, lujos, excentricidades, miles de conejitas de Playboy, entre otros; sino que también realizaba obras sociales. Esto representa razón suficiente para que “El Gran Jefe”, como otro Macho Alfa lo llama, le permitiese “continuar en el paraíso”.