Nota de EU89.7
Anciana muere al ser atropellada por su propio auto

Un pensionista fue atropellada y aplastada hasta la muerte por su propio vehículo en un extraño accidente después de arrancarlo mientras estaba en marcha y el freno de mano estaba apagado. Sarah Crawley, de 77 años, estaba de pie junto al auto con la puerta del conductor abierta cuando se inclinó para encender la ignición. …

Continuar leyendo “Anciana muere al ser atropellada por su propio auto”

Un pensionista fue atropellada y aplastada hasta la muerte por su propio vehículo en un extraño accidente después de arrancarlo mientras estaba en marcha y el freno de mano estaba apagado.

Sarah Crawley, de 77 años, estaba de pie junto al auto con la puerta del conductor abierta cuando se inclinó para encender la ignición.

Cuando el motor arrancó, el Peugeot 206 se balanceó hacia atrás y la golpeó al suelo antes de rodar sobre ella, dejándola con heridas mortales en el pecho.

Una investigación reveló que la tragedia ocurrió cuando Sarah, de Marton en Blackpool, Lancs, estaba organizando el funeral de su difunta sobrina.

La policía pensó inicialmente que la viuda, que vivía sola, podría haber sido víctima de un atropello, pero concluyó que la colisión fue un extraño accidente.

Resultaba que tenía el hábito de olvidarse de aplicar su freno de mano cada vez que estacionaba su automóvil fuera de su casa.