Radio en línea

EN VIVO

Internacional

Aborígenes queman papeletas de encuesta sobre bodas gais por malentendido

El problema se originó por la diferencia de idiomas.

Una comunidad aborigen del norte de Australia quemó medio centenar de papeletas de la encuesta no vinculante sobre la legalización de las bodas homosexuales a causa de un malentendido, informan hoy medios locales.

Los residentes de la remota comunidad de Ramingining, a unos 560 kilómetros al este de la ciudad de Darwin, creyeron que se preguntaba si un hombre debería ser “obligado” a casarse con otro hombre, según declaró Jonathan Palmer, representante de la Oficina Australiana de Estadísticas a la cadena local ABC.

Al reaccionar indignados, los residentes quemaron las papeletas, agregó el funcionario de la entidad australiana que se enteró del incidente a través de uno de los miembros de esa comunidad aborigen que ya recibió nuevo material para que pueda emitir su opinión.

Las papeletas con la pregunta: “¿Debe cambiarse la ley para permitirse que se casen las parejas del mismo sexo?” más de 9 millones de los 16 llamados a opinar han emitido su respuesta, en esta encuesta que termina a finales de mes y cuyos resultados se conocerán el 15 de noviembre.

Muchos aborígenes que viven en zonas remotas hablan sus lenguas nativas y no necesariamente dominan el inglés por lo que la Oficina Australiana de Estadísticas ha tenido que enviar a sus funcionarios para ayudar a los integrantes de unas 200 comunidades.

Pero estos funcionarios no cuentan con intérpretes por lo que tienen que apoyarse en material pregrabado en 14 lenguas aborígenes.

De ganar el “sí” en el sondeo postal, el Gobierno conservador permitirá a sus diputados que propongan antes de Navidad la reforma de la Ley de Matrimonios de 1961, la cual fue enmendada en 2004 para precisar que esta unión es exclusiva entre un hombre y una mujer.

Pero si gana el “no”, el Gobierno dejará la reforma de lado, aunque los laboristas, en la oposición, han prometido que, de ganar las elecciones generales previstas para 2019, organizarán un debate en el Parlamento en los primeros cien días de su mandato.

Australia, que acepta la unión civil en varios de sus estados, ha recibido críticas de varias organizaciones por su lentitud en la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

En diciembre de 2013, el Tribunal Superior anuló una ley que permitía estas bodas en el Territorio de la Capital Australiana por considerar que contravenía la Ley Federal de Matrimonios de 1961.

También han fracasado propuestas legislativas similares en los estados de Tasmania y Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney.

Fuente: EFE

Publicidad