Nota de EU89.7
3 maneras de combatir el estrés.

El estilo de vida tan apresurado que se vive hoy en día, en ocasiones no se cuenta con el tiempo para conversar con un amigo, disfrutar una taza de café o leer un buen libro. Estos momentos tan personales pueden ayudar a liberar el estrés del organismo y a cambiar la perspectiva de las situaciones …

Continuar leyendo “3 maneras de combatir el estrés.”

El estilo de vida tan apresurado que se vive hoy en día, en ocasiones no se cuenta con el tiempo para conversar con un amigo, disfrutar una taza de café o leer un buen libro. Estos momentos tan personales pueden ayudar a liberar el estrés del organismo y a cambiar la perspectiva de las situaciones que se deben enfrentar todos los días.

El ser humano tiene la capacidad de adaptarse al medio ambiente que le rodea; sin embargo, es común que en nuestros días se presenten diferentes situaciones, especialmente de tipo laboral, que ocasionan estrés en las personas. Cuando se presenta con frecuencia en la vida cotidiana, puede desencadenar malestares como dolor de espalda y cabeza, falta de sueño, cansancio crónico, pérdida de energía, enfermedades gastrointestinales, de la piel, del corazón e hipertensión.

Entre los motivos que lo provocan se encuentran el tráfico, el clima, las enfermedades, las relaciones interpersonales, el ruido, la contaminación, la fatiga y el exceso de trabajo, entre otros.

Existen diferentes estrategias para proteger al organismo de sus efectos; la primera es cuidar la alimentación, pues el estrés provoca que se liberen en el cuerpo una gran cantidad de “radicales libres”: partículas cargadas eléctricamente que al tocar la superficie de los órganos los pueden dañar y afectar su funcionamiento. Para eliminarlos, se requieren de los antioxidantes como la vitamina C, E y el beta caroteno, que los neutralizan evitando su efecto dañino, estos “protectores” se debe incluir en la alimentación diaria por lo menos 5 raciones de frutas y verduras, que los contienen en gran cantidad.

La segunda es practicar algún deporte de manera regular, ayuda a relajarse y a liberar la tensión acumulada durante el día; también ayuda a oxigenar el cuerpo, fortalecer los músculos, el corazón, y mejora la capacidad respiratoria y ayuda a mantener la forma.

Y la tercera es el buen humor. Reír estimula el sistema inmunológico, aumentando la resistencia contra las enfermedades infecciosas; además, provoca que el cerebro libere los neurotransmisores, que ayudan a que los impulsos nerviosos lleguen a su destino de manera más rápida, mejorando el rendimiento laboral.

Seguir éstas estrategias es un camino muy seguro hacia la buena salud, el bienestar y lograr despojarnos de toda la energía negativa del día. Desgraciadamente no podemos detener es el incremento del estrés en nuestro organismo y no todos podemos seguir éstas estrategias día con día y muchas personas no son capaces de alcanzarlas de vez en cuando.