Radio en línea

EN VIVO

Internacional

Inundaciones en Grecia dejan al menos 16 muertos

Autoridades decretaron tres días de luto nacional.

Grecia decretó el jueves tres días de luto nacional tras las inundaciones que dejaron el miércoles 16 muertos y decenas de heridos cerca de Atenas.

Al menos cuatro personas seguían desaparecidas en Mandra, una de las tres localidades afectadas por las inundaciones, a unos 50 kilómetros al oeste de la capital.

La última víctima, un hombre de 50 años, fue hallado en un sótano lleno de barro. Los servicios de emergencia tardaron más de un día en llegar hasta su casa.

Los servicios meteorológicos preveían que el mal tiempo duraría hasta el fin de semana, una situación preocupante para cientos de personas cuyas casas seguían anegadas.

El primer ministro Alexis Tsipras, que declaró los tres días de luto nacional tras el desastre, dijo sentirse “conmocionado” tras visitar la zona siniestrada el jueves.

“Se trata claramente de un fenómeno meteorológico raro y extremo”, dijo en un comunicado. “Pero este fenómeno extremo tuvo semejantes efectos a causa de (décadas) de problemas acumulados y de defectos en las infraestructuras y en la gestión del territorio”, añadió.

Varios expertos aseguraron que era cuestión de tiempo antes de que ocurriera una catástrofe como ésta, debido a la mala concepción de las construcciones en la zona, en algunos casos por culpa de las autoridades municipales.

Y las obras de drenaje aprobadas en 2016, en un intento de mejorar la situación, todavía no comenzaron.

 

Según los meteorólogos, las lluvias torrenciales se concentraron el miércoles en una montaña cercana, asolada por incendios forestales en 2016, lo cual facilitó el avance del río de lodo hacia las ciudades afectadas.

La mayoría de las víctimas de las inundaciones murieron ahogadas, algunas de ellas atrapadas en sus propias casas, como dos octogenarios que vivían en sótanos.

Devastados

En la calle principal de Mandra, el dueño de una tienda de ropa se lamentaba ante la magnitud de la catástrofe. “Estamos devastados”, dijo.

Grúas, ambulancias y vehículos de policía recorren las calles fangosas de la ciudad, donde más de un centenar de bomberos intentan retirar el agua y el lodo de las viviendas y las calles, y restablecer el suministro eléctrico y el agua, así como las líneas telefónicas.

Fuente: AFP

 

Publicidad