Nota de EU89.7
Juegos tradicionales con los cuáles nos divertimos

No está de más decir que la tecnología ha impactado muchísimo nuestras vidas. Seguramente muchos de nuestros hijos o nietos ahora juegan en el iPad, celular, Nintendo, PlayStation, etcétera. Pero nosotros no olvidamos varios juegos con los cuáles pasábamos horas en la calle y no nos aburríamos. Mencionemos algunos de ellos: Avioncito Solo necesitabas yeso …

Continuar leyendo “Juegos tradicionales con los cuáles nos divertimos”

No está de más decir que la tecnología ha impactado muchísimo nuestras vidas. Seguramente muchos de nuestros hijos o nietos ahora juegan en el iPad, celular, Nintendo, PlayStation, etcétera.

Pero nosotros no olvidamos varios juegos con los cuáles pasábamos horas en la calle y no nos aburríamos.

Mencionemos algunos de ellos:

Avioncito

Solo necesitabas yeso para dibujar en el suelo y piedras o tapitas para lanzar y listo… ¡A saltar!

Escondite

Tus habilidades para esconderte y que no te encontraran fueron puestas a prueba en este juego, o tal vez nunca te escondiste y te “escondías” atrás del que contaba para ser el primero en decir: ¡Chiviricuartas por mí y por todos los demás!, salvando a tus amigos y a tí mismo…

Y tú, ¿eras de los últimos o de los primeros en ser encontrado?

Cincos

El juego consistía en golpear las canicas de otros jugadores fuera del área de juego que se delimita por líneas. La mayoría las coleccionaba y apostaba a la hora de jugar con ellas. ¿Cuántas canicas coleccionaste?

Agüitas

¿Con pajilla o sin pajilla? ¿Con hielo o sin hielo? ¿En bolsa o en envase?

Y tú, ¿eras agua shuca o agua limpia?

Policías y ladrones

Placa, placa, policía… dime ¿quién es éste?

¿Te gustaba jugar de policía o de ladrón?

Chamuscas

Los famosos partiditos de fútbol en la calle. Solamente una pelota y algunos jugadores eran necesarios para pasar una tarde increíble.

Cuerda

Saltar la cuerda de mil maneras y al ritmo de diferentes canciones…

Tazos

Tu colección de tazos era lo más valioso que tenías en esos tiempos. ¡Morías por tenerlos todos!

Tocar timbres

Si querías sentir la adrenalina correr por tus venas, definitivamente lo hiciste. Y más al tocar el timbre de aquella vecina…

Tenta

“La llevas”, solían decirte cuando te tocaban para pasársela a alguien más. Huir de quién “la llevaba” y correr a los demás cuando tú “la llevabas”.

Pero no olvidemos que, para no hacer trampa, “no se vale pega pega”.

¿Cómo olvidar nuestra preciada infancia? ¡Seguramente jugaste más de alguno!