Nota de EU89.7
El día que un Presidente en Guatemala prohibió el Adulterio

Tal vez sea un poco exagerado el título de este post pero llama mucha la atención como la sociedad conservadora de hace 50 años en Guatemala actuaba ante situaciones que hoy en día poco a poco se están haciendo comunes. La misma sociedad que cerró un auto cinema, puesto que parecía que los asistentes solo …

Continuar leyendo “El día que un Presidente en Guatemala prohibió el Adulterio”

Tal vez sea un poco exagerado el título de este post pero llama mucha la atención como la sociedad conservadora de hace 50 años en Guatemala actuaba ante situaciones que hoy en día poco a poco se están haciendo comunes.

La misma sociedad que cerró un auto cinema, puesto que parecía que los asistentes solo usaban el lugar para darse mimos y caricias, como se los compartí en esta nota.

Hubo una vez… un Autocinema en Guatemala – Emisoras Unidas

Y aunque siempre los hemos visto solo en películas en Guatemala también tuvimos esta sana entretención. El 18 de octubre de 1968 fue inaugurado en Guatemala el primer autocinema, el cual estuvo ubicado en la Calzada Roosevelt, zona 11 de la capital. Además sería el primero de Centroamérica.

Ydígoras-Fuentes retornó a Guatemala en 1957, luego del asesinato de Castillo Armas para participar en las contiendas electorales, en donde resultó vencedor. Su vicepresidente fue el poderoso ganadero Manuel Ralda Ochoa​, mientras que su ministro de Relaciones Exteriores fue el licenciado Jesús Unda Murillo. Durante su Gobierno fueron suspendidas las relaciones de Guatemala con Cuba, debido en parte a la llegada de Fidel Castro al poder.

Tal como lo muestra este documental:

La madrugada del 30 de marzo de 1963 Ydígoras Fuentes fue derrocado por su Ministro de Defensa, el Coronel Enrique Peralta Azurdia, quien inmediatamente declaró Estado de Sitio y, pensando en que el triunfo electoral de Juan José Arévalo era seguro e inevitable, anuló las elecciones de 1963 acusando a Ydígoras de estar a punto de entregar el poder en las manos del enemigo.

Sin embargo durante su gestión, quienes estuvieron cerca afirman que su calidad moral era velada por su esposa María Teresa Laparra Samayoa, quien además de ser compañera sentimental era la encargada de jalarle las orejas.

Con base a esto, el Presidente en ese momento decide enviar un Memo pidiendo que a todos aquellos funcionarios adúlteros se abstengan y quienes sean encontrados culpables serán despedidos.

Veamos.