Nota de EU89.7
La importancia de el atractivo físico a la hora de buscar pareja.

Científicos de la Universidad Estatal de Connecticut (EEUU), llevaron a cabo un estudio para entender qué papel juega el atractivo físico a la hora de buscar pareja. Los resultados indican que es más importante, incluso, que la personalidad. Se analizaron los gustos de 61 parejas de madres e hijas. Todas ellas tenían que valorar diferentes perfiles …

Continuar leyendo “La importancia de el atractivo físico a la hora de buscar pareja.”

Científicos de la Universidad Estatal de Connecticut (EEUU), llevaron a cabo un estudio para entender qué papel juega el atractivo físico a la hora de buscar pareja. Los resultados indican que es más importante, incluso, que la personalidad.

Se analizaron los gustos de 61 parejas de madres e hijas. Todas ellas tenían que valorar diferentes perfiles de varones pensando en ellos como futura pareja de las hijas. En lo que coincidieron fue en que el hombre tuviera un nivel mínimo de atractivo, la personalidad solo empieza a ser importante si el hombre ha alcanzado ser atractivo físicamente.

Cumplido este requisito, que no es negociable, las cualidades que más valoraron tanto las madres como las hijas fueron el respeto, la honradez y la honestidad.

¿Cuál es el prototipo de mujer que suele preferir el sexo contrario?

Lo que prima es que tenga una proporción concreta de formas entre pechos, caderas y glúteos.

¿Y qué hay de el perfil de hombre que atrae a la mayoría de mujeres heterosexuales?

Generalmente, es el musculado pero sin pasarse, alto, con rasgos marcados y facciones simétricas.  Según, Manuel Domínguez-Rodrigo en su libro El origen de la atracción sexual humana, esto no es algo que dependa de modas o culturas: la atracción hacia este modelo varonil se remonta a unos cinco mil años, en el antiguo Egipto.

¿Qué rasgos tiene alguien atractivo?

Hay algunas características que son universales: como torso y brazos musculados, en el caso masculino; y senos firmes, cintura estrecha y caderas notables, en el femenino. A esto se suma la simetría facial.

Un estudio de la Universidad de Borgoña (Francia) mostró que un rostro femenino era más apetecible cuanto más simétrico fuera y mientras más cerca estuviera del promedio, es decir, del canon de belleza habitual. También influían ciertas características, como ojos grandes, pómulos prominentes, labios gruesos, cejas finas y una nariz y mentón pequeños.

Sin embargo, no podemos basarnos solo en estas reglas universales. De ser así, todos coincidiríamos en señalar como atractivas a determinadas personas, y eso es algo que no ocurre. La subjetividad también tiene su peso.

De acuerdo con una investigación publicada en Current Biology, las preferencias estéticas hacia los rostros coinciden en un 50 % de los casos. Para averiguar a qué se debían estas diferencias, los científicos estudiaron los gustos de 547 parejas de gemelos idénticos y de 214 no idénticos, que tenían que calificar el atractivo de doscientas caras. Los resultados mostraron que el entorno tenía mucho mayor peso que los genes a la hora de valorar la belleza, o sea , que lo que más influía eran las experiencias particulares que cada hermano había vivido, y en ellas incluían a sus amigos, el entorno incluso la primera relación amorosa.

Después de todo, somos un conjunto de características que nos hacen diferentes y únicos!

 

Fuente. https://www.muyinteresante.es/revista-muy/noticias-muy/articulo/las-leyes-de-la-atraccion-741521729822