Nota de EU89.7
Desplazamientos por violencia en El Salvador se dispararon un 53 % en 2017

Según datos de la organización Cristosal

Con información de la agencia de noticias: EFE 

El número de personas que fueron desplazadas por la violencia criminal en El Salvador se disparó un 53 por ciento en 2017 respecto a 2016, según datos de la organización Cristosal dados a conocer hoy.

La coordinadora de la Unidad Nacional de Monitoreo de Desplazamiento Forzado de Cristosal, Rina Montti, detalló a periodistas que la cifra de víctimas de desplazamiento forzado pasó de 458 en 2016 a 701 en 2017, con un incremento de 243 afectados.

La experta señaló, sin detallar todos los datos, que las pandillas encabezan la lista de los generadores de desplazamiento forzado, seguidas por la Policía y el Ejército, y en una menor medida “desconocidos” y “grupos de exterminio”.

Añadió que “el desplazamiento tiene un rostro joven”, dado que afecta mayoritariamente a personas entre los cero y 35 años, y que las principales razones para salir de sus hogares son “amenazas, homicidios, intentos de homicidio, extorsiones y lesiones”.

Acotó que los cuerpos de seguridad, a los que se les atribuye un 15 por ciento de los desplazamientos forzados, actúan contra “jóvenes sospechosos de ser pandilleros”, extorsionan o colaboran con las pandillas.

La directora de Programas de Cristosal, Celia Medrano, señaló que el Gobierno no reconoce “la dimensión del fenómeno” para evitar ser señalado de que “no puede proteger a la ciudadanía” de los actores que generan los desplazamientos.

Estos datos forman parte de un informe sobre el desplazamiento forzado del año 2017 de Cristosal y la organización Quetzalcoalt, que será difundido mañana en presencia de las autoridades de seguridad.

Los mismos solo dan cuenta de los casos de desplazamiento atendidos por esas dos organizaciones.

Una encuesta de la Universidad Centroamericana (UCA) expone, por su parte, que en 2017 el 5,1 por ciento de la población adulta, aproximadamente 225.822 personas, tuvieron que desplazarse por la violencia.

Cifras de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), proporcionados por Cristosal, revelan que entre 2014 y 2016 el número de solicitudes de asilo de salvadoreños en varios países del mundo se incrementó en un 268 por ciento.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por sus tasas de homicidios de 103, 81,7 y 60 por cada 100.000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente, crímenes atribuidos principalmente a las pandillas.

Con información de la agencia de noticias: EFE