Nota de EU89.7
Piden a OMS medidas frontales contra envenenamiento por mordedura serpientes

La mordedura de serpientes mata así cada año más personas que muchas otras enfermedades tropicales.

Ginebra – La Asamblea Mundial de la Salud adoptó una decisión para tomar medidas más frontales contra el problema de salud pública que representa el envenenamiento por mordedura de serpientes, que afecta cada año a 2.7 millones de personas en el mundo, de las cuales 100 mil mueren.

Así lo informó la OMS, que de esta manera ha recibido un mandato claro de su principal órgano de toma de decisiones para movilizar a gobiernos y donantes en la búsqueda de soluciones a esa situación, que se considera urgente de tratar.

Los expertos afirman que el envenenamiento por mordedura de serpiente es una crisis sanitaria real, pero desatendida, con una carga especialmente importante de mortalidad y morbilidad en África subsahariana y Oriente Medio.

Secuelas por discapacidad

Además de las víctimas mortales que ocasiona, hay decenas de miles de personas que quedan con secuelas que les causan discapacidad a largo plazo.

Ello es consecuencia de que la mayoría de aquellos que son mordidos por serpientes no tienen acceso a un tratamiento, sea porque no hay antídotos disponibles, por falta de personal sanitario formado para atender estos casos o por la inexistencia de ambulancias u otros medios para transportar rápidamente a los heridos.

Según la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), que el año pasado atendió 3.000 casos de mordeduras de serpientes en sus centros médicos, los países más afectados son República Centroafricana, Sudán del Sur, Etiopía y Yemen.

La mordedura de serpientes mata así cada año más personas que muchas otras enfermedades tropicales también desatendidas, por lo que requiere la atención de las autoridades sanitarias.

Poco interés en invertir

El sector privado, afirma MSF, tiene poco interés en invertir en el desarrollo de tratamientos para un problema que afecta a países y personas generalmente muy pobres.

“En 2014, la farmacéutica Sanofi dejó de producir su tratamiento conocido como FAV-África porque no era suficientemente rentable, a pesar de ser considerado un excelente producto” y el único eficaz contra el veneno de las serpientes más peligrosas en África subsahariana, lamentó la organización humanitaria.

Con información de agencia EFE