Nota de EU89.7
Un experto explica si se debe o no clausurar la carretera que destruyó el volcán

Hay que hacer un análisis costo beneficio de cerrar la carretera, priorizando la seguridad de las personas

El programa A Primera Hora tuvo como invitado del día al ingeniero Carlos Colom, quien es consultor y fue comisionado presidencial para la Electricidad, para conversar acerca del desarrollo de la infraestructura vial, pero, particularmente, de su visión respecto de cómo rescatar la Ruta Nacional 14, que fue destruida por la erupción del volcán de Fuego.

A su juicio Guatemala es un país en donde “la planificación no existe, la visión de largo plazo no existe”. Y si esto no se tiene, “el país no va a ningún lado”. Asegura que “uno de los roles de la infraestructura es la prevención de desastres”.

  • “Nuestra red vial está desastrosa… en mal estado. La cantidad de kilómetros construida en los últimos años es insuficiente. Tenemos un metro de carretera por habitante. Somos un país que menos kilómetros tiene por habitante. Japón tiene 4 kilómetros de carretera por habitante; EE.UU. tiene 20 kilómetros de carretera”.

¿La RN14 tiene solución, hay alguna alternativa?

Cuando uno ve la RN14 y pasa por las comunidades que tuvieron el impacto, se da cuenta que son necesarias vías alternas. Pero cuando se trata de una vía que rodea volcanes, es un tema complejo.

  • Cuando uno lo ve para atrás y ve datos de expertos que estiman que en lluvia moderada la probabilidad de un deslave en esos sectores es de 15 millones de metros cúbicos de lodo en las barrancas, eso puede afectar las carreteras.

¿Hay que cerrarla?

No sí conviene cerrarla o no. Lo que conviene es hacer un conteo de tráfico, cuántos vehículos son los que utilizan esa ruta; sin embargo, la seguridad de las personas es primero. Una evaluación llevará a recomendar o no que la carretera se clausure.

  • Si hacemos un comparativo y tomamos en la capital, de la 18 calle hasta la 8ª. calle y de la 10ª. avenida a la 5ª. avenida, y llenamos ese cuadro con arena a la altura del Palacio Nacional de la Cultura, esa es la cantidad de material que se estaría lavando en las barrancas del volcán en lluvia moderada. Con lluvia fuerte esa cantidad hay que multiplicarla por cuatro.

Hay que hacer un análisis costo beneficio de cerrar la carretera, priorizando la seguridad de las personas, insiste Colom.

¿Es factible construir un muro para detener los lahares?

Es complicado. Son barrancas de 60 y 70 metros de profundidad. Uno piensa: ‘eso nunca se podrá llenar’, pero se llenó en menos de 30 minutos. Entonces una pared podrá ayudar, pero no será la solución de fondo. Estamos reaccionando, pero no estamos siendo proactivos.

¿Cuál es la alternativa?

Es preocupante…hay que considerar los análisis de tráfico continuo. Muchas personas usan esa ruta. Hay que observar el espacio que circunvala esa área crítica del volcán para ver una alternativa.

  • Se tiene que construir una alternativa en el espacio que circunvala el volcán. El problema de Guatemala es que la infraestructura es una red radial, no tiene redundancia, no es mallada, no tiene anillos que representan alternativas.

Ahora hay que atender la coyuntura. Pero lo que nos pasa es que vivimos eternamente en la coyuntura, y como hay tantos desafíos, es imposible que nos enfoquemos en el largo plazo. Nos preocupamos por apagar fuegos.