Nota de EU89.7
Republicano urge a Trump a cambiar de equipo para resolver crisis migratoria

El congresista recorrió los centros donde se encuentran los migrantes

El congresista republicano por Colorado, Mike Coffman, analizó este domingo la situación de los menores que se encuentran separados de sus padres en el centro temporal de Tornillo (Texas, EE.UU.) e insistió en solicitar la dimisión del consejero en inmigración del presidente, Donald Trump.

El legislador, que se encuentra de visita en la frontera entre Estados Unidos y México, señala al asesor Stephen Miller como principal responsable del “desastre humanitario” y opina que debe ser sustituido por “un líder respetado” para hacer frente a la reunificación familiar.

“Miller es el consejero principal para asuntos migratorios del presidente Donald Trump y creo que, por tanto, debe ser despedido ya que no comprobó la autoridad que tenía la Administración en este asunto”, argumentó Coffman en una entrevista con Efe.

Sin capacidad

El miembro de la Cámara de Representantes asegura que en un primer momento el Gobierno no tenía capacidad para frenar la separación familiar, por lo que el pasado miércoles Trump tuvo que elaborar una orden ejecutiva para “rectificar” su primera decisión, y era responsabilidad de Miller conocer los detalles para evitar la crisis.

Este nuevo documento suavizaba la política de “tolerancia cero” del Gobierno y cancelaba la medida que permitía la separación de las familias que cruzaban la frontera con México, provocando que más de 2.300 niños fueran enviados a refugios.

Recorrido

Con el objetivo de comprobar la situación de los menores en esos centros, Coffman visitó la instalación temporal de Tornillo (Texas), donde se encuentran 259 niños, de edades comprendidas entre los 15 y los 17 años.

“Voy a garantizar personalmente al Congreso que estos niños son bien tratados, con buenas condiciones y asistencia médica”, explicó.

Además, destacó que los menores mantienen “comunicación diaria” con sus familiares, sin aclarar si se trata de sus padres o de otros miembros, puesto que se les permite realizar llamadas todos los días tanto nacionales como internacionales.

Reúnen familias

Este sábado, el Departamento de Seguridad Nacional anunció que ha reunido con sus familias a 522 niños inmigrantes que fueron separados de sus padres tras cruzar la frontera.

Según el comunicado, hasta el 20 de junio, el Departamento de Departamento de Salud y Servicios Humanos tenía a 2.053 menores bajo su custodia, aunque solo el 17 % fueron separados de sus padres mientras el 83 % restante corresponde a niños que viajaron solos a Estados Unidos.

“Crisis del propio Gobierno”

Sin embargo, diferentes organizaciones en defensa de los derechos de los inmigrantes aseveran que la zona fronteriza vive “una crisis creada por el propio Gobierno”, que, con sus acciones, trata de “atemorizar y criminalizar” a la comunidad migrante.

Por ello, la directora del Centro Regional de Derechos Fronterizos de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés), Astrid Dominguez, advirtió a Efe que los niños llegan con sus familias y es la administración quien los separa, “dejándolos solos”, por lo que el aumento de niños no acompañados “no es real”.

Además, recalca que la medida de imponer cargos penales a todos los adultos que cruzan la frontera, ya sea de forma irregular o pidiendo asilo en los puertos de entrada, fue la verdadera causa de la situación.

Coffman asegura que desde el partido republicano están trabajando “todos juntos”, como línea prioritaria, en conseguir “lo antes posible” unir a los padres con sus hijos.

En este sentido, sobre las detenciones masivas, el congresista republicano admitió que “será parte de la discusión” de las medidas migratorias que la Cámara de Representantes espera debatir esta semana.

El Congreso de EE.UU. tumbó un proyecto de ley de inmigración de línea dura que buscaba financiar un muro a lo largo de la frontera sur, poner fin al programa de lotería de visas y limitarlas para la reunificación familiar.

El presidente de la Cámara Baja, el republicano Paul Ryan, anunció también que retrasó la votación de otro paquete de medidas con el “objetivo” de frenar a los republicanos moderados en su intento por forzar el voto sobre estas propuestas, que podrían obtener el visto bueno de los de demócratas pero no el beneplácito del presidente. EFE