Nota de EU89.7

Joven recibe castigo por descuartizar a sus tíos y primos

El condenado admitió su autoría de los crímenes, aunque se alegó un presunto daño cerebral.

Patrick Nogueira, el joven brasileño que asesinó y descuartizó a sus tíos, de 39 años, y a sus primos de uno y cuatro años en Pioz, Guadalajara (centro de España), fue condenado hoy en España a una pena de prisión permanente revisable, que supone cumplir al menos 25 años de cárcel.

Una familia asesinada

La magistrada que presidió el juicio, María Elena Mayor Rodrigo, leyó hoy la sentencia tras el juicio celebrado contra Nogueira, en el que fue declarado culpable de asesinato con intencionalidad, ensañamiento con los menores y sin considerar ningún atenuante.

La magistrada sentenció a Nogueira a 25 años de prisión por el asesinato con alevosía de su tía Janaina y a tres condenas de prisión permanente, dos por los dos asesinatos con ensañamiento y por su especial vulnerabilidad en el caso de los niños, y una tercera por el asesinato de su tío Marcos.

En el caso del tío, se consideró un asesinato con alevosía, pero se fijó la pena de prisión permanente revisable, ya que el acusado fue condenado por más de tres asesinatos y ya se considera como un asesinato múltiple, lo que también está castigado con prisión permanente revisable, que en España supone cumplir al menos veinticinco años de cárcel antes de revisar la condena.

La sentencia también recoge una indemnización para los padres de los tíos asesinados de 120.000 euros y de 18.000 euros para cada uno de sus hermanos, ascendiendo a 24.000 en el caso de la hermana menor de Janaina.

Joven escucha su sentencia con tranquilidad

El reo, de 22 años, escuchó la sentencia por videoconferencia desde prisión y no mostró ninguna reacción al conocer su condena.

 

Según la sentencia, se considera probado que las cuatro muertes fueron asesinatos al considerar la alevosía e intencionalidad y estima que la víctimas no tuvieron posibilidad de defensa, así como el ensañamiento al matar a Janaina en presencia de sus hijos.

El juicio, que se celebró entre el 24 de octubre y el 31 de octubre, vivió escenas muy duras, como los mensajes de WhatsApp en los que Nogueira iba narrando casi en directo sus crímenes a un amigo en Brasil o el testimonio de otros familiares suyos residentes en España.

Los asesinatos fueron cometidos el 17 agosto de 2016 y Nogueira huyó a Brasil inmediatamente después, aunque aceptó retornar voluntariamente a España, donde fue detenido a su llegada en septiembre de ese año.

El condenado admitió su autoría de los crímenes, aunque él y su defensa esgrimieron en su descargo un presunto daño cerebral, argumento que el jurado rechazó al declararle culpable con todos los agravantes.

Fuente: EFE