Nota de EU89.7

Un habitante pierde 10 años de vida por la contaminación del aire en Nueva Delhi 

Según la Organización Mundial de la Salud, 14 de las 15 ciudades con aire más contaminado están en la India.

Un pastor indio camina a lo largo de su rebaño de ovejas en medio de fuertes smog en Nueva Delhi. Foto: SHARMA / AFP

Un residente Nueva Delhi, la capital de India, está perdiendo en promedio una década de vida por la contaminación del aire.  El nuevo estudio publicado esta semana por la Universidad de Chicago reveló el dato sobre la reducción de la esperanza de vida.

Era algo previsible, pues, en 2016 el Instituto de Política Energética (EPIC) publicó un informe en el que advertía sobre la contaminación del aire que respiraban.

Gracias a ese informe, ya se conocía que había una gran concentración de -PM2,5- como se le conoce a las partículas finas en suspensión en el aire,  consideradas muy graves, por su gran capacidad de penetración en las vías respiratorias. 

Peatones de la India caminan en medio de fuertes condiciones de smog en Nueva Delhi. Foto: Money Sharma / AFP

Los 20 millones de habitantes de Nueva Delhi experimentaron solo en ese año la reducción de unos 10,2 años de esperanza de vida,  porque según el documento había una concentración de esas partículas de 113 microgramos por metro cúbico de aire.

Para entender la magnitud del problema se hicieron mediciones sobre los riesgos de muerte prematura considerando al exposición a las partículas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS aconseja no sobrepasar los 10 microgramos en concentración cada año. El resultado fue que la concentración era 25 veces más alta en Nueva Delhi.

Los entusiastas del yoga de la India lo practican en los jardines de Lodhi en medio de fuertes condiciones de smog en Nueva Delhi. Foto: Dominique Faget / AFP

Las partículas finas son de un diámetro, igual a la trigésima parte de un cabello humano, por lo que pueden infiltrarse en la sangre a través de los pulmones, según estudios avanzados.

Y es sabido que ésta exposición contínua al “smog”, como son conocidas popularmente las partículas PM2,5 aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de cáncer de pulmón.

La contaminación de partículas finas viene sobre todo de los combustibles fósiles y es muy elevada en el sur y el este de Asia. En 2016, sus concentraciones le costaban 5,7 años menos de vida a un residente de Pekín.

“Hoy en día, en todo el mundo, las personas respiran un aire que representa un grave riesgo para su salud”, declaró en un comunicado de prensa el profesor Michael Greenstone, director de EPIC.

Si bien la contaminación empeoró en India en los últimos años, la tendencia va a la baja en China gracias a políticas públicas, señala el informe.

Para medir la reducción de esperanza de vida, la investigación estadounidense se basa en estudios precedentes realizados en China sobre los efectos nocivos de la contaminación en personas expuestas continuamente a ella.

Con información de Agencia Francesa de Prensa.