¿Qué es de Nicaragua tras ocho meses de protestas?

Radio en línea

EN VIVO

A Primera Hora Programa

¿Qué es de Nicaragua tras ocho meses de protestas?

Periodistas y un representante de la iglesia católica dan a conocer el panorama de Nicaragua

Nicaragua

Nicaragua cumplió ocho meses de conflictividad con protestas ciudadanas que exigen la salida del régimen del presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

El tema fue abordado en A Primera Hora con los periodistas nicaragüenses Gemma Serrano y Marlon Caldera, quienes en la actualidad se encuentran exiliados en Guatemala.

Represión, presos políticos y torturas

Ambos profesionales de la comunicación expusieron que durante este tiempo se tienen registros de la forma en que el gobierno ha reprimido a los ciudadanos quienes han lanzado consignas contra el régimen.

Debido a la lucha que se mantiene, Serrano resaltó que el registro actual es de 674 presos políticos, los cuales están documentados con nombre, edad, región y en las cárceles donde pertenecen.

“El órgano represivo está estructurado hasta culminar con el ejército. Hemos comprobado que hay personas que son del ejército portando trajes de la policía para reprimir al pueblo”, mencionó la periodista.

“La gente no tiene miedo de salir, más de una vez lo han demostrado incluso recibiendo balas. Más bien los organizadores han antepuesto la seguridad de las personas ante algún tipo de marchas o protestas. El miedo ya desapareció de Nicaragua pero expone vidas”, destacó Serrano.

Añadió que “ahora hay canciones consideradas terroristas y vandálicas, como el himno del país. La música de lucha que se usó en el tiempo de Somoza se usa para estos tiempos”.

La entrevistada mencionó que en este conflicto el gobierno enfrenta a “gente armada contra población desarmada. (Anastasio) Somoza peleó con gente armada contra la guerrilla”.

Pueblo “enardecido”

Marlon Caldera mencionó que aún no se sabe cuánto tiempo puede durar la conflictividad. “Si la gente está agotada o no, creo que en este momento la gente está más enardecida, todo el abuso de Ortega-Murillo el pueblo nicaragüense está más decidido de botar al régimen”.

Caldera agregó que, por la conflictividad, no ha existido eco en organismos internacionales como la ONU o la OEA. “Cada vez que se habla de Nicaragua hay abstención, incluso de países que se creían más solidarios”.

Libertad de prensa

En esta entrevista fue contactado vía telefónica Pedro Joaquín Chamorro Barrios, columnista del diario La Prensa, miembro de la Junta Directiva de este medio del que fue director en los años 80, e integrante activo del opositor Partido Ciudadano por la Libertad.

Respecto a la conflictividad, resaltó que “se están rebasando límites que no se habían rebasado desde los años 80”, esto al mencionar sobre el retiro de figura jurídica a nueve organizaciones sin fines de lucro donde profesionales de la comunicación han expuesto el panorama actual de su país.

“Yo personalmente no me siento amenazado, pero todo es posible en Nicaragua. Está mucho más en la línea de fuego mi hermano Carlos Fernando quien ejerce un periodismo independiente y libre. Mantiene su programa, a pesar de las amenazas, su programa en el canal doce”, dijo.

Destacó: “Hoy en día uno no sabe qué esperar. Se ha lacerado el derecho a la libre empresa también”, aparte de la libre expresión y libertad de prensa.

Panorama antes de 2019

“La situación se pone más complicada porque la economía va en deterioro y no se vislumbra una salida pacífica o apertura al diálogo que conduzca a una solución política que se podría dar mediante un anticipo de elecciones libres y transparentes”, agregó Chamorro Barrios.

Acción cívica reprimida

Chamorro Barrios indicó que “no existe en Nicaragua un movimiento armado fuerte como el que existió en los años 80. De existir, no creo que los nicaragüenses opten por el camino de la guerra, esta es una acción cívica reprimida brutalmente”.

Sobre ello, Caldera comentó que, entre los presos políticos, hay incluso personas que cantan el himno o portan la bandera nacional, lo que se considera como “un pecado”.

“Ahorita están las graduaciones de fin de año en los colegios donde jóvenes con espíritu rebelde sacan su bandera, pero pueden tener maestros esbirros del gobierno”.

Caldera comentó sobre el caso de un joven estudiante, cuya directora de un colegio “llamó a la policía para que se llevara al joven por portar la bandera”.

Gemma Serrano indicó que “en Nicaragua no hay una separación de poderes, allá las cámaras de justicia y consejo supremo electoral depende de Ortega y lo que él quiera”.

Liberación de presos

Por aparte, Pedro Joaquín Chamorro Barrios dijo que “el gobierno está pensando que antes de Navidad habrá un perdón presidencial de mil reos, pero no son los que esperamos, que son los presos políticos”.

En este caso Serrano resaltó que “la justicia se imparte a como (Daniel) Ortega quiere que se imparta, por ejemplo, la liberación de presos, va a liberar a muchos delincuentes en diciembre”.

“Ha habido una figura presidencial de liberación de presos comunes, se me viene una escena como la liberación de Barrabás”, indicó Caldera.

“El Chipote”: la cárcel temida

Serrano y Caldera mencionaron que se tienen denuncias de torturas del Auxilio Judicial, que es la cárcel más temida de Nicaragua. Se le conoce como “el Chipote”, la cual funciona desde el tiempo del régimen de Antonio Somoza. Posteriormente se dijo que sería cerrada “pero la reforzaron”, indicó Caldera.

El periodista dijo que “personas han entrado, yo ni siquiera entrar allí. Lo describen como un lugar como la cosa más espantosa, con condiciones infrahumanas. Se encierran a personas en lugares sin ventilación”, pese a los 38 a 41 grados que pueden registrarse en Nicaragua.

Agregó sobre un caso de una mujer en estado de gestación que perdió a su bebé, pero pasó varios días con su hijo muerto dentro del vientre en este centro carcelario.

Terrorismo

Los entrevistados añadieron que el gobierno nicaragüense utiliza la figura de terrorismo. Sobre esto, monseñor Carlos Avilés, mediador y testigo de la Comisión de Verificación y Seguridad confirmó que a los representantes de la iglesia los han acusado de “golpistas y terroristas. Lo tomamos como una amenaza de parte de fanáticos que quieren seguir esta idea”.

“Ahorita está la situación complicada y difícil, porque la protesta si bien es pacífica el gobierno está radicalizado en su postura de violencia estacional, represiva. La única salida que miro es la presión económica donde ellos van a acceder al diálogo, agregó Avilés.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼

Publicidad