Nota de EU89.7
El cerebro está predispuesto a pensar en negativo: aprende a pensar en positivo con el yoga

Tener, en su mayoría, pensamientos negativos, es lo normal. De hecho, el estado natural de la mente es la anticipación ante lo negativo. En una época primitiva, quien iba mirando atentamente el suelo y se asustaba de una liana, por confundirla con una serpiente, tenía más probabilidades de sobrevivir que su contraparte esperanzada que creía que eso en el suelo solo era una soga.

Los pensamientos y las vivencias negativas nos afectan mucho más que su contraparte positiva, algo que los psicólogos llaman el sesgo negativo. Estamos condicionados para que todo lo negativo tenga un efecto mucho mayor en nosotros, y por eso el pensamiento nos daña tanto, a pesar de ser intangible.

Cómo contrarrestar los pensamientos negativos con yoga

Antes, era un signo de inteligencia y fortaleza ser conscientes del peligro y anticiparlo. Ahora, muchos de los pensamientos negativos que antes nos habrían salvado la vida atentan contra nuestra salud.

Por qué la concentración es tan importante

El cerebro está alerta ante el peligro por defecto, por eso nos es tan difícil concentrarnos: las distracciones mantienen ese estado de alerta que el cerebro quiere conservar para sobrevivir.

Incluso si estamos disfrutando un momento placentero, el cerebro activa un mecanismo llamado red neuronal por defecto, una conexión de varias áreas del cerebro que tiene como objetivo revisar quién eres y cómo te sientes todo el tiempo. Es decir, pensar en ti.

Ejercicio útil para combatir los pensamientos negativos

Tal como en las épocas prehistóricas, una experiencia negativa nos prepara para luchar, despertando una respuesta hormonal que tensa los músculos y nos deja alertas.

El problema es que la mente no sabe distinguir entre lo que es una amenaza real y lo que no, y por eso tanto las películas de terror como prepararte para hablar en público pronto te dejan con los ojos como platos durante la noche. Nada de eso es una amenaza real para tu vida y, sin embargo, la mente lo toma como una amenaza mortal; por eso, no puedes relajarte.

Cuando piensas «no soy lo suficientemente buena», «no soy atractiva», «no tengo control sobre esta situación» o «no puedo hacer nada para cambiar», lo que de verdad estás manifestando es miedo, y tanto tu cuerpo como tu espíritu sufren.

El cuerpo tiene memoria de su vida más primitiva: muchas personas vivimos el miedo al rechazo como una amenaza real ya que el destierro de una tribu alguna vez significó la muerte. Muchas mujeres tienen miedo a que nadie las encuentre atractivas, porque la única manera de trascender, antes, era a través de la reproducción (y la única manera de reproducirse era resultar atractiva).

Hoy tienes más opciones. Trascender en la vida va mucho más allá de tener hijos o pareja, y si un grupo de personas te rechaza puedes intentar unirte a otro. Lo que debes hacer es tranquilizar a tu cerebro, decirle que todo está bien y que no hay nada de qué preocuparse o de qué estar ansiosas.

Es para esto que es especialmente útil hacer uso de los pensamientos opuestos. Escribiendo para Yoga Journal, el doctor Richard Miller, psicólogo clínico y terapeuta de yoga, recomienda el siguiente ejercicio: cuando pienses algo negativo sobre ti, responde con el pensamiento contrario. Ni siquiera hace falta mentir: la verdad puede tener una cara más amable. Atrapa el pensamiento antes de que se convierta en parte de una maraña de ideas negativas que se alimentan entre sí.