Nota de EU89.7
Recuperar el sueño perdido no es beneficioso para la salud

Levante la mano si usted es de aquellos que intenta recuperar el sueño perdido durante el fin de semana. Un nuevo estudio indica que este hábito podría no ser una buena idea para su cintura y para su salud. “Recuperar el sueño durante el fin de semana no es prudente”, asegura Vsevolod Polotsky, director de …

Continuar leyendo “Recuperar el sueño perdido no es beneficioso para la salud”

Levante la mano si usted es de aquellos que intenta recuperar el sueño perdido durante el fin de semana.

Un nuevo estudio indica que este hábito podría no ser una buena idea para su cintura y para su salud.

“Recuperar el sueño durante el fin de semana no es prudente”, asegura Vsevolod Polotsky, director de investigación del sueño de la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins. “La conclusión de este estudio es que incluso si uno duerme más durante el fin de semana, si continúa durmiendo mal, seguirá comiendo de más y seguirá aumentando de peso”.

“La costumbre de dormir durante el fin de semana no soluciona la incapacidad del cuerpo para regular el azúcar en la sangre, si al fin de semana le sigue una semana de trabajo o de clases completa de falta de sueño”, asegura el autor del estudio Kenneth Wright Jr., quien dirige el laboratorio de sueño en la Universidad de Boulder, en Colorado.

“Cuando volvemos al hábito de dormir poco”, agrega Wright, “estamos haciendo algo que puede resultar negativo para nuestra salud a largo plazo”.

La Academia Estadounidense de la Medicina del Sueño recomienda al menos siete horas de sueño cada noche para adultos y muchas más para niños.

La carencia de sueño provoca excesos en la comida

El estudio, publicado este jueves en la revista Current Biology, dividió en tres partes y durante 10 días a un grupo de 36 hombres y mujeres jóvenes, las cuales tenían diferentes necesidades de sueño. Ninguno de los participantes tenía recién nacidos en casa o algún tipo de impedimento de salud que pudiera afectar la calidad de su sueño.

El primer grupo tuvo la oportunidad de dormir durante nueve horas cada noche por diez días. Al segundo grupo sólo se le permitió cinco horas de sueño por noche, también durante diez días. Al tercer grupo se le permitió dormir cinco horas de lunes a viernes, pero durante el fin de semana se les permitió dormir el tiempo que quisieran y luego irse a la cama el domingo en la noche tan temprano como ellos quisieran. Al llegar el lunes a este tercer grupo se le permitió sólo cinco horas de sueño cada noche.

Los dos grupos que estuvieron faltos de sueño comieron algún tipo de refrigerio después de la cena y ganaron peso durante la duración del estudio, los hombres mucho más que las mujeres. Los hombres privados de sueño mostraron un incremento del 2,8 por ciento en su peso. Mientras que las mujeres mostraron un crecimiento tan solo del 1,1 por ciento. Los hombres que durmieron durante el fin de semana mostraron un crecimiento de peso del 3 por ciento, mientras que las mujeres aumentaron sólo un 0,5 por ciento.

Resultado de imagen para sueño

Ganar de peso cuando uno no duerme lo suficiente no es algo nuevo, según Wright.

“Una de las cosas que nosotros y otros hemos aprendido es que la gente que no duerme lo suficiente tiende a comer más, en parte porque su cuerpo está quemando más calorías. Pero lo que sucede es que la gente come más de lo que necesita y por lo tanto gana peso”.

Esto puede deberse, según Polotsky, a que las hormonas del hambre se ven afectadas por una falta de sueño crónica.

“La hormona leptina reduce el apetito, mientras que la hormona ghrelina la incrementa”, explica Polotsky, quien no formó parte del estudio. “Sabemos por investigaciones previas que la falta de sueño causa que la leptina disminuya y la ghrelina aumente, por eso tenemos hambre”.

Dormir más no ayuda

Lo sorprendente fue lo que sucedió con el grupo que dormía los fines de semana.

“Aunque la gente durmió tanto como quiso, resultó ser insuficiente”, asegura Wright. “Tan pronto como regresaron a la rutina de dormir pocas horas el lunes, la habilidad de sus cuerpos para regular el azúcar en la sangre resultó deficiente”.

No sólo eso, sino que el grupo que intentó recuperarse el fin de semana del cansancio acumulado mostró una mayor resistencia a la insulina tanto en sus músculos como en sus hígados. Esto es importante, según explica Wright, porque el músculo y el hígado son dos de los tejidos más importantes que asumen el azúcar después de comer.

“Esto nos ayuda a entender por qué cuando no dormimos suficiente, tenemos un mayor riesgo a enfermedades como la diabetes”, añade, porque ”horarios de escasas e insuficientes horas de sueño conducen a la incapacidad de regular el azúcar en la sangre e incrementa el riesgo de una enfermedad metabólica a largo plazo”.

El síndrome metabólico es un conjunto de síntomas tales como la grasa alrededor de la cintura, un colesterol anómalo, exceso de azúcar en la sangre y alta presión, cosas que pueden aumentar el riesgo de un ataque al corazón, una embolia o diabetes.

El reloj biológico sin sincronización

Una de las razones por las que el grupo del fin de semana podría haberse más afectado es porque su ritmo circadiano, o su reloj biológico, podría haber sido alterado, privando al cuerpo de determinadas hormonas.

“Si usted duerme más el fin de semana, habitualmente comerá más tarde, porque el reloj circadiano ha cambiado”, asegura Polotsky. “Si a eso le añadimos cualquier refrigerio después de cenar, las personas que están privadas de sueño comen mucho más después de cenar”.

Otro dato sorprendente de este estudio muestra que sólo los hombres parecen ser capaces de recuperar el sueño perdido durante el fin de semana. Dormían más durante el viernes y el sábado en la noche, a diferencia de las mujeres que dormían más sólo los viernes.

Resultado de imagen para sueño

“Fue algo totalmente inesperado”, asegura Wright, quien añade que se necesita seguir investigando para determinar si la falta de sueño afecta a las mujeres de forma diferente.

También se necesita investigar, según él, “para ver si dormir durante el fin de semana nos ayuda a todos en el caso de que no durmamos bien una o dos noches”, antes de dormir más el fin de semana.

“Definitivamente es una pregunta que debemos hacernos. Puede ser posible, pero este estudio definitivamente muestra que cuatro o cinco noches de falta de sueño después de dormir el fin de semana, no parecen ser de gran ayuda”.

Así, ¿qué puede hacer una persona con falta de sueño si no es aconsejable la opción de dormir más durante el fin de semana? Polotsky lo resume en dos palabras: Duerma más.

Wright también está de acuerdo: “Lo que no debemos hacer es tener una semana intensa de trabajo o estudio y poco sueño. Pocas horas de sueño durante cuatro o cinco días seguidos no es algo de lo que uno se recupera rápidamente, especialmente si volvemos a hacerlo una y otra vez”.

Tomado de: https://cnnespanol.cnn.com/2019/02/28/recuperar-el-sueno-perdido-no-es-beneficioso-para-la-salud/

Autor:  Sandee LaMotte