Nota de EU89.7
Un estudio revela que los gatos entienden cuando se les llama por su nombre

El estudio sugiere que los gatos te prestan atención, incluso si actúan como si no les importara

Un nuevo estudio dice que los gatos pueden aprender y reaccionar ante el sonido de su propio nombre. También afirma ser la primera evidencia experimental de que los gatos pueden discernir el habla humana.

Los resultados publicados el jueves en la revista Scientific Reports no sugieren que los gatos puedan agregar significado a las palabras o entender que su nombre hace referencia a su identidad, explicó el investigador Atsuko Saito de la Universidad Sophia en Tokio. Más bien, los científicos japoneses documentaron que los gatos reaccionaron de manera diferente a su propio nombre en comparación con otras palabras: se animaron.

Eso sucede porque los animales escuchan su nombre a menudo y comienzan a responder a la palabra, explicó Saito. Los gatos aprenden que su nombre suele ir seguido de recompensas como comida o juguetes, pero a veces antes de eventos negativos (para ellos) como una visita al veterinario o un baño.

El nuevo estudio confirma que “los gatos están prestando atención a lo que dices y lo que haces, y aprenden de ello”, dijo Monique Udell, quien también estudia el comportamiento de los animales en el estado de Oregón.

El estudio utilizó cuatro experimentos de 16 a 34 animales en su análisis. En esos experimentos, los investigadores usaron las voces del dueño de los gatos en algunas situaciones y la voz de un extraño en otras. Se estudiaron gatos que vivían en casas y en “cafés”.

“De los resultados de todos los experimentos, parece que al menos los gatos que viven en hogares comunes pueden distinguir sus propios nombres de las palabras generales y los nombres de otros gatos”, se lee en el estudio.

La capacidad de los perros para aprender palabras humanas se ha investigado exhaustivamente, y los autores citaron pruebas de que los perros podían aprender cientos de palabras.

Y aunque los autores del estudio dicen que algunos dueños de gatos han informado que su mascota ha aprendido varias palabras, previamente se había hecho poca investigación para verificar estas observaciones.