Nota de EU89.7

5 señales de que tu amigo va en serio y no está jugando

¿Será amor? Eso parece indicar un hombre con acciones que parecen diseñadas para acercarse a una mujer. Y, muchas veces, él siente algo y no se anima a decirlo o enfrentarlo hasta que la mujer avanza. Si tu amigo presenta estas señales, es muy posible que su interés en ti vaya en aumento, e, incluso, se …

Continuar leyendo “5 señales de que tu amigo va en serio y no está jugando”

¿Será amor? Eso parece indicar un hombre con acciones que parecen diseñadas para acercarse a una mujer. Y, muchas veces, él siente algo y no se anima a decirlo o enfrentarlo hasta que la mujer avanza.

Si tu amigo presenta estas señales, es muy posible que su interés en ti vaya en aumento, e, incluso, se esté enamorando.

5 señales de que un hombre se está enamorando de ti

1. Te dice lo linda que te ves

Cuando se ama a alguien, se gusta de la persona y ese sentimiento no se desvanece. Más bien, cuando el amor está presente, esta percepción perdura. Si tu amigo acostumbra a decir lo linda que estás y nota cada detalle que te hace ver especial, la atracción es real.

2. Nada de lo que haces o dices le cae mal

Cuando se ama a una persona, existe la seguridad de que se puede decir lo que sea sin ser juzgados. Tus opiniones y hasta comentarios más sinceros son bien recibidos por él. O eso parece.

3. Comparte contigo

Te cuenta cómo fue su día y qué le ocurrió, algo que antes no hacía o hacía con poco entusiasmo. Le interesa conectarse contigo y, más aún, más le importa saber qué ocurrió contigo.

4. Te cita más seguido

Tener a un hombre como amigo no significa que se deba mantener el espacio y las actividades personales por separado. No hay nada de malo con esto. Sin embargo, es una señal de interés que él te incluya en más actividades y te invite a salir más seguido.

5. Le interesa que la relación funcione

¿Discutieron y él prefiere aclarar las cosas? Esta es una señal de amor. En una relación sana de cualquier tipo las partes se preocupan por que todo esté bien. Y, si hay peleas pero también entusiasmo por resolver el conflicto, es una clara señal de que se quiere cuidar la relación.