Nota de EU89.7

El atleta de Tiro con Arco, José Marcelo Del Cid, irradia calma a pesar de su ajetreada agenda que combina su asistencia a la Universidad Rafael Landívar y entreno en el campo de tiro con arco en Ciudad San Cristóbal.

El atleta de Tiro con Arco, José Marcelo Del Cid, irradia calma a pesar de su ajetreada agenda que combina su asistencia a la Universidad Rafael Landívar y entreno en el campo de tiro con arco en Ciudad San Cristóbal.

Con tono pausado y una sonrisa que refleja su personalidad entusiasta, Marcelo habla sobre sus metas y en cada respuesta deja claro su amor por el deporte de tiro con arco, que descubrió cuando estudiaba en el Colegio Liceo Javier.

El 3 de agosto del 2018 es una fecha memorable para el atleta de 19 años y para la delegación de Guatemala que compitió en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla.

Justo en la culminación del evento regional, Marcelo logró junto a Sofia Paiz (en la prueba de equipo mixto de arco compuesto) la medalla de oro número 21 que superó el mejor registro histórico que se había conseguido en la edición de San Salvador 2002. Con esa presea Guatemala marcó la diferencia para asegurar el sexto puesto en el medallero de la cita en Barranquilla, relegando a Puerto Rico al séptimo.

Armado de paciencia, Marcelo comienza a armar minuciosamente su arco mientras llega el momento de la entrevista que se extenderá por 20 minutos. “Cuando empecé en la Asociación hacia arco recurvo (es una de las dos modalidades del deporte), pero luego gracias al entrenador Dario Noriega me adapté al compuesto y allí he destacado”, cuenta.

Nota de tenis: Guatemala juega hoy en Copa Federación

“Con el recurvo no tenia la técnica adecuada. Por la forma de mi mandíbula pronunciada (sonrisas y se señala su rostro) no podia generar bien el anclaje con la cuerda del recurvo”, explica sobre el curioso detalle. Aunque esta modalidad no forma parte del programa de Juegos Olímpicos, si está incluído en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

 

“Es la primera vez que aparece en Panamericanos. Yo estoy muy feliz de participar representando a Guatemala. El equipo de Guatemala ha evolucionado y es reconocido a nivel internacional”, añadió.

Mientras se toma un respiro en un caluroso miércoles de abril, que ya anticipa la Semana Santa, Marcelo confiesa que su gran inspiración es su familia. “Toda mi familia y mi madre, María José, hacen sacrificios por mi y por eso hago mi mejor esfuerzo para que se sientan orgullosos de mi”, expresa.

Puntos de equilibrio

En el graderío que acoge el campo de tiro con arco, que esta rodeado de naturaleza y que cobra vida con el melódico canto de las aves, Marcelo sigue dando respuestas que ayudan a descubir su historia.

“Es difícil llevar las competencias, entrenos y estudios. A veces significa menos tiempo para la Universidad. Pero es importante tener mucha paciencia y poner prioridades”, detalla.

Como parte de su rutina, Marcelo se levanta a las 5 de la mañana y una hora después ya está en la Universidad. Sale al mediodía y se atraviesa media ciudad para llevar al entreno en San Cristóbal. Allí, dependiendo de la jornada, la práctica se extiende por 3 o 4 horas.

Marcelo, quien estudia el segundo año de la carrera de diseño industrial, dice que encuentra su balance saliendo a distraerse con sus amigos, muchos de ellos cosechados en el tiro con arco.

Dedicación y apoyo multidisciplinario

El mexicano Luis Alfaro es el entrenador que tiene exclusivamente el equipo de arco compuesto, además del respaldo del psicólogo Adam Martínez y el preparador físico David Hernández.

“He aprendido a hablar de mis sensaciones antes, durante y después de una competencia. Eso nos ayuda a manejar los nervios y a tener confianza en uno mismo. Me gusta mucho la música y cuando compito me ayuda a enfocarme en lo que quiero. En mi playlist hay de todo, pero lo que más me gusta es el hip hop y el rap”, detalla.

Además Marcelo revela que para mantenerse motivado, escribe frases en las flechas que utiliza para competir.

“En el Centro Nacional de Acondicionamiento Deportivo (CENAD) es importante el trabajo aeróbico que hacemos para mejorar la resistencia pulmonar. Como atletas de tiro con arco nuestra preparación física se enfoca en los tríceps, hombros, espalda, dorsales y abdomen”,  aporta.

Lanzamiento perfecto

El objetivo del tiro con arco es acertar una flecha lo más cerca posible del centro de la diana (que varia su distancia dependiendo de la modalidad). El disparo perfecto se considera una X, luego las puntuaciones oscilan del 10 al 1 (de mejor a menor punteo).

Para Marcelo aprender la técnica es cuestión de perseverancia y dedicación. “Se genera elasticidad en el cuerpo y se adquiere la fuera necesaria. Hay que adaptar el arco a tu propio peso”, analiza.

Desde el punto de vista del joven arquero, para un tiro perfecto influyen varios factores: “La técnica y la confianza van juntas. Pero siempre hay que tener en mente lo básico, mantener una postura de brazos que genere una línea recta para que salga la flecha limpia. También hay que mantener un buen ritmo de tiro, con un máximo de 5 segundos de anclaje entre cada disparo”, remarca.

Anhelos y motivaciones

En el epílogo de la entrevista, surge la pregunta, ¿qué es lo que te atrapó el tiro con arco?, ¿por qué no lo podes dejar?: “Yo creo que las ganas de seguir superándome y el sentimiento de representar a Guatemala en las competencias internacionales. Es bueno ser reconocido siendo jóvenes, tenemos mucho camino. Nos damos cuenta que el trabajo rinde frutos”, responde sin dudas.

A través del deporte, Marcelo ha aprendido a llevar “una vida tranquila y con responsabilidad. Cuidarse para los entrenos, competencias y también en la universidad”, sentencia.

Antes de despedirse, muestra emocionado uno de sus amuletos, una pulsera con una cruz, que le regaló su novia Rosario, la cual lleva a todos lados con el augurio de buenos resultados.