Nota de EU89.7
Desentierran a hombre que gritaba en su tumba, llevaba nueve días “muerto”

La multitud catalogó el suceso como “un milagro”, desenterraron al difunto y lo llevaron a un centro médico.

La multitud gritaba “Esto es un milagro de Semana Santa” y se congregó la noche de este martes ante el centro de salud de una localidad en Colombia. La gente presenció la supuesta resurrección de un residente local de Llorente, Tumaco en Colombia.

El supuesto difunto había sido sepultado nueve días atrás, por lo cual fue desenterrado y trasladado a un centro médico después de que se escucharan ruidos en su cripta.

Su esposa creía que estaba vivo

Fidel Pantoja de 50 años falleció por problemas de salud el pasado 7 abril. Según relataron a un medio local, las personas cercanas al difunto, la familia de Pantoja quedó destrozada por su muerte, hasta el punto que la esposa del fallecido entró en crisis nerviosa y tuvo que recibir ayuda médica.

“Yo voy a esperar a que llegue, porque él ya va a llegar”, recuerda sus palabras Iván, uno de los diez hijos de Pantoja. Según el joven, la viuda creía que su pareja todavía estaba vivo y quería que volviera. La noche del martes su deseo se hizo realidad.

#Increible: Nueve días después de haber sido sepultado en el cementerio de #Llorente #Nariño un indígena resucita hoy…

Gepostet von Canal Guacari am Dienstag, 16. April 2019

Los gritos

Ese día algunas personas estaban visitando el cementerio, cuando, de repente, escucharon lo que parecía ser gritos que venían de la bóveda donde estaba enterrado Pantoja, según fuentes policiales citadas por el periódico.

El cuerpo fue inmediatamente trasladado al centro de salud de Llorente, donde los médicos confirmaron la ausencia de signos vitales. Sin embargo, los curiosos insistieron en que el cadáver fuera examinado de nuevo en otro hospital, por lo que se lo llevaron a la localidad cercana de Chilví, donde tampoco le detectaron signos vitales.

“Nosotros no sabíamos nada de que mi papá había resucitado, a nosotros nos llaman como a las siete de la noche. A él no lo pudimos ni ver, tampoco sabíamos dónde lo habían llevado. Nos informaron que mi papá estaba muerto, que ya no había nada que hacer”, explicó Iván.