Nota de EU89.7
López Obrador niega persecución política contra exdirector de Pemex
López Obrador niega “persecución política” contra exdirector de Pemex

“No voy yo a parar ni a detener ningún proceso, se termina la corrupción y la impunidad”, expresó López Obrador

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, negó que la orden de arresto contra Emilio Lozoya, exdirector de la petrolera estatal Pemex, corresponda a una “persecución política”.


“Lo que sí les puedo decir es que no hay persecución política, son hechos que se tienen que perseguir y castigar si lo determinan los jueces”, dijo el mandatario cuestionado durante su rueda de prensa matutina en Palacio Nacional.

A petición de la Fiscalía mexicana, un juez emitió una orden de captura por presuntos delitos de corrupción en contra de Lozoya, director de Petróleos Mexicanos (Pemex) durante el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) y bajo investigación en el caso Odebrecht.

Le puede interesar: PGR: caso Odebrecht será juzgado en México antes del final de actual gobierno

El mandatario mexicano recordó que había prometido no perseguir judicialmente a sus predecesores porque el país necesitaba poner “punto y final”, pero también sostuvo que tampoco puede “cancelar procesos ya iniciados”.

“No voy yo a parar ni a detener ningún proceso, se termina la corrupción y la impunidad”, expresó López Obrador, quien señaló que la Fiscalía General de la República es “una entidad autónoma” del Gobierno federal.

El presidente explicó que todas las irregularidades y sospechas de corrupción que descubra se presentarán “inmediatamente” ante la Fiscalía para que este organismo decida si lo investiga o no.

Junto con Lozoya, el juez ordenó la detención, consumada en España por agentes de la Interpol, del dueño de la siderúrgica Altos Hornos de México, Alonso Ancira, presuntamente relacionado con el exdirector de Pemex en la compra fraudulenta de una planta de fertilizantes.

 

“No es mi fuerte la venganza, no conozco a ninguno de los dos”, expreso López Obrador, quien reiteró que la investigación judicial contra Lozoya y Ancira comenzó durante el gobierno anterior.

El presidente señaló que este caso de corrupción corresponde a “la ambición por el dinero” y a los “paradigmas del neoliberalismo”, puesto que se pagó un “sobreprecio” para privatizar dicha planta y luego “se paró y casi se volvió chatarra”.

Con información de la agencia de noticias: EFE