Nota de EU89.7
La OMS reconoce el estrés laboral como enfermedad mental: para que le digas a tu jefe

Las enfermedades mentales con frecuencia son subestimadas por la sociedad. Aún cuando sus consecuencias llegan a ser fatales, el estigma que las rodea todavía se escuda en frases banales y creencias populares que insisten en minimizar su importancia. Ante la problemática, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado para alertar a la población: …

Continuar leyendo “La OMS reconoce el estrés laboral como enfermedad mental: para que le digas a tu jefe”

estres portada oms

Las enfermedades mentales con frecuencia son subestimadas por la sociedad. Aún cuando sus consecuencias llegan a ser fatales, el estigma que las rodea todavía se escuda en frases banales y creencias populares que insisten en minimizar su importancia.

Ante la problemática, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado para alertar a la población: tras numerosos estudios especializados, se reconoció como condición médica a tratar el Síndrome de Desgaste Ocupacional —conocido en inglés como burn-out—.

6 tips para organizar tu dia y cumplir con todo sin estresarte6

En particular, se habla de un trastorno mental de tipo depresivo o propio de la ansiedad, que es causado por sobrecarga de labores relacionadas al oficio o profesión de una persona.

¿Cómo se diagnostica un burn-out?

Un caso de burn-out sólo puede ser diagnosticado con seguridad por un psiquiatra, pero puede ser detectado a tiempo por el paciente o sus allegados si se reconocen las siguientes señales:

  • Cansancio crónico
  • Sensación de pesimismo
  • Taquicardias
  • Dolores de cabeza o migrañas diarias
  • Sudoración fría
  • Insomnio
  • Fiebre
  • Desórdenes digestivos (extreñimiento prolongado, vómitos o diarrea)
  • Culpa por realizar actividades recreativas o dedicarle tiempo al ocio

cansancio depresion

En Japón, el burn-out fue reconocido desde la década de los 80 bajo el término Karoshi. En el país oriental, se explicaba como el estrés en las oficinas que terminaba conduciendo a la muerte por falta de descanso adecuado o por crisis laborales culminadas en suicidio.

Un caso reciente de Karoshi puso en jaque las leyes laborales japonesas, ya que en 2016 la ciudadana Matsuri Takahashi  de 24 años de edad se quitó la vida por el fracaso de un proyecto publicitario en el que estuvo trabajando más de 159 horas extra.

El burn-out continúa siendo estudiado a fondo, pero la realidad es que a nivel global se requieren de políticas empresariales que ayuden a preservar la salud e integridad del trabajador. Es necesario que se deje de romantizar la explotación y que el abuso deje de verse como normal o como ” la virtud de comprometerse con la empresa”.

¿Alguna vez has sentido algo parecido al burn-out?, cuéntanos tu opinión en los comentarios.