Nota de EU89.7
Esto solo lo entenderán quienes usamos Messenger

MSN Messenger fue un programa de mensajería instantánea creado por Microsoft en 1999 y descontinuado en el 2005 debido a su reemplazo por Windows Live Messenger, y reemplazado ahora por Skype. Hay ciertos momentos que los 90 nos dejó sellados para quienes crecimos en la ultima década del siglo pasado. Te hiciste un poco hombrecito …

Continuar leyendo “Esto solo lo entenderán quienes usamos Messenger”

MSN Messenger fue un programa de mensajería instantánea creado por Microsoft en 1999 y descontinuado en el 2005 debido a su reemplazo por Windows Live Messenger, y reemplazado ahora por Skype.

Hay ciertos momentos que los 90 nos dejó sellados para quienes crecimos en la ultima década del siglo pasado. Te hiciste un poco hombrecito el día que viste morir a Mufasa. Y a la madre de Bambi.

Te enamoraste de Kelly Kapouski hasta que se hizo mayor y descubriste que es una actriz que sólo crece a la ancho.

Tu ídolo era Macaulay Culkin. Y Michael Jordan. De hecho, tu sueño hubiese sido vivir dentro de ‘Space Jam’. Tuviste pesadillas por leer Pesadillas. No eres capaz de recordar diez elementos de la tabla periódica pero llevas fenomenal el rap de ‘El Príncipe de Bel Air’. Encontraste a Wally. No habrá iPhone que supere la emoción de abrir por primera vez el paquete de tu Gameboy.

Ni pantalla que se rompa que duela más que la muerte de tu Tamagochi. Copiabas los trabajos de la Encarta.

Te conectabas y desconectabas del Messenger para que te saludara Martita. Somos esa gloriosa generación de los 90.

Algunos recuerdos gratos de el MSN

  1. Por alguna extraña razón agregó un conocido que te cae gordo y al que bloqueaste días después. A pesar de ilógica, esta práctica era muy común, quizá aplicaban el dicho de “ten a tus amigos cerca, y a tus enemigos, todavía más”. Aún así, se nos hace una ridiculez.

2. Ponerle un sonido de notificación diferente a “esa personita especial”

Nos daba igual que se conectaran o desconectaran la mayoría de nuestros contactos, pero siempre había algún fulano o fulanita que nos hacía suspirar (sí, qué asco eso de enamorarse, pero estábamos chavos y todavía creíamos en esas cosas)..

3. Contarle lo mismo a 5 personas distintas, en cinco conversaciones diferentes

Te pasaba algo digno de contarle al mundo (llegabas a primera tercera base con alguien, por fin alguien aceptaba salir contigo o te acababan de batear) y querías contárselo a uno de tus compañeros del salón, a tu primo y a tu mejor amigo, lo malo es que entre ellos no se conocían y ni modo de abrir una sola conversación con gente que ni se conocía entre sí.

4. No apagar la computadora en todo el día, ¡qué tal si nos escriben!

A veces esperabas que alguien te escribiera pero no sabías a qué hora se conectaría. Como no siempre podías quedarte todo el día pegado a la computadora, pero no querías quedarte con la incertidumbre sobre si esa persona intentó contactarte o no.

Acuérdate no había celular.

5. Coleccionar cuanto emoticon pudieras.

Sí, como si fueran pokémons.

ejemp_6_emot

6. Usar algún programa para averiguar si alguien te bloqueó

Así como nosotros teníamos a varios contactos bloqueados sin que los susodichos se enteraran, también teníamos la incertidumbre de saber si alguien nos había bloqueado a nosotros.

7. Darte tu importancia y tardar en responder.

No importaba que te estuvieras mordiendo las uñas con tal de que “ese alguien” te pelara en Messenger, pues una regla no escrita decía que si alguien con quien tuvieras aspiraciones románticas daba el primer paso y te mandaba un mensaje, debías esperar un par de minutos para contestar, no se fuera a dar cuenta de que eras un pobre diablo que se pasó las últimas tres horas de su vida viendo el monitor de su computadora.

8. Enojarte con alguien porque no te saludó.

Si pasas a lado de alguien a quien conoces y no lo saludas puede tomarse como un acto de mala educación.

9. Instalar A-Patch

Muchos ni nos enteramos, pero existía una especie de aplicación que servía para limpiar la ventana de MSN Messenger de opciones inútiles y de la publicidad.

apatch_ejemp_5

10. Mandar zumbidos

Messenger te dejaba mandar unos zumbidos que podían ser tomados de dos formas: como un gesto de interés romántico cuando estos eran enviados por el objeto de tu afecto; y por el contrario, como un acto fastidioso que te desconcentraba de lo que estuvieras haciendo.

ción cada 10 segundos, entonces es fácil saber porque aquello se volvía desquiciante.

¿Que más recuerdas de esta bella época?