Nota de EU89.7
Estados Unidos clasificó a semifinales sin convencer

La selección de Estados Unidos  avanzó este domingo a las semifinales de la Copa Oro al derrotar 1-0 a Curazao en el Lincoln Financial Field de Filadelfia.

Estados Unidos derrotó por la mínima a Curazao y clasificó a las semifinales, pero no convenció a su afición.

La selección de Estados Unidos  avanzó este domingo a las semifinales de la Copa Oro al derrotar 1-0 a Curazao en el Lincoln Financial Field de Filadelfia.

Los norteamericanos chocarán ahora el miércoles en semis contra Jamaica, que se deshizo 1-0 de Panamá en el encuentro previo de esta jornada.

Un solitario tanto de cabeza de Weston McKennie a los 25 minutos resultó decisivo en un partido en el que los estadounidenses fueron mejores pero estuvieron a punto de acusar su pasividad.

Curazao, por su parte, cerró una participación histórica en la cita continental.

En la que anotaron su primer tanto, firmaron su primera victoria y certificaron su primer pase a los cuartos de final del torneo.

El técnico local Gregg Berhalter volvió al once titular que tan buen resultado le había dado en los dos primeros juegos luego de cambiar a todo su equipo en el tercer encuentro.

Liderados en todo momento por el talento superlativo de Christian Pulisic, los estadounidenses avisaron a los dos minutos gracias a un disparo ligeramente cruzado de su estrella.

El arquero Eloy Room volvió a demostrar por qué es considerado como el mejor portero de toda la Copa Oro al sacar una mano milagrosa a un remate suyo a boca de jarro.

En cuatro minutos los locales habían rozado el gol en dos ocasiones. La tercera fue la vencida:

El extremo del Chelsea inglés se inventó otra majestuosa jugada individual, dibujó un centro milimétrico y McKennie solo tuvo que empujarla a la red.

Pulisic, de solo 20 años, sumaba así su tercera asistencia en esta Copa Oro y su novena con la casaca de su país, unidas a 11 tantos en 29 choques. Una contribución mayúscula.

– Al borde del abismo –

Pero, a partir de ese momento, los de las barras y las estrellas bajaron el ritmo considerablemente y a punto estuvieron de pagarlo al borde del descanso cuando Kenji Gorré se plantó solo frente a Zack Steffen pero se entretuvo demasiado y un zaguero rival llegó en el último instante para despejar la pelota a córner.

Tras el paso por los vestuarios, Curazao siguió intentándolo con más ganas que fútbol pero un buen par de disparos de Gevaro Nepomuceno puso en vilo a los aficionados.

Leandro Bacuna también lo intentó en el 84 con otro tiro lejano que rechazó magistralmente Steffen, cerrando el triunfo poco convincente de los suyos.

Ahora, Estados Unidos y Jamaica reeditarán la final de la edición de 2017 en la que los locales se coronaron por un escueto 2-1.

Con información de AFP.