Nota de EU89.7

Cómo fue el proceso para separar a las siamesas “Las Esmeraldas”

La cirugía de separación de las siamesas Graciela Esmeralda y Esmeralda Angely, realizada ayer en el Hospital Roosevelt, tuvo éxito, afirmó el director interino del centro, Marco Antonio Barrientos, y agregó que “la expectativa de vida es enorme”, pues hoy amanecieron estables, gracias a la vigilancia constante que tuvieron de parte de internistas. “Creemos que …

Continuar leyendo “Cómo fue el proceso para separar a las siamesas “Las Esmeraldas””

La cirugía de separación de las siamesas Graciela Esmeralda y Esmeralda Angely, realizada ayer en el Hospital Roosevelt, tuvo éxito, afirmó el director interino del centro, Marco Antonio Barrientos, y agregó que “la expectativa de vida es enorme”, pues hoy amanecieron estables, gracias a la vigilancia constante que tuvieron de parte de internistas.

“Creemos que se van a recuperar muy bien”, dijo después de 15 horas de cirugía para separar a las bebés de 2 meses y medio de edad bautizadas como “Las Esmeraldas”.

El proceso quirúrgico

Ambas niñas, después de concluir la reconstrucción de la pared abdominal y de los órganos, fueron trasladadas al intensivo del centro asistencial.

  • La primera fase de la cirugía inició ayer a las 5:00 horas, cuando fueron transportadas en una incubadora hacia el quirófano de pediatría, luego de ser sedadas y de haberles preparado sus arterias y venas.
  • La segunda fase de separación, que consistió en la esterilización de todo el cuerpo y el primer abordaje quirúrgico de la parte superior del tórax, dio inicio a las 10:35 horas.
  • En esta fase, los médicos encontraron el hallazgo de que además del hígado, como se sabía con antelación, estaban unidas también del intestino grueso.
  • A las 16:50 horas fueron separadas del hígado y ahora están cada una en un cubículo donde permanecieron cuatro horas mientras se estabilizaban en el área de intensivos.
  • En total, 62 personas participaron en la operación.

Características especiales

Las siamesas, pesaban 8 libras y 12 onzas en conjunto. Nacieron el 10 de agosto en el Hospital de Jalapa y son toracópagos; es decir, estaban situadas cara a cara, unidas por el tórax y tienen órganos separados, excepto el hígado y el intestino que compartían.

El equipo médico encargado de esta intervención, dirigido por el doctor Javier Bolaños, estaba integrado por cirujanos pediátricos y plásticos, neonatólogos, anestesiólogos, intensivistas, pediatras, radiólogos, enfermeros, terapistas respiratorios, nutricionistas, laboratoristas, farmacéuticos, directos hospitalarios y personal de apoyo.

Antecedentes similares

En el Hospital Roosevelt ya se han realizado este tipo de trabajos con bebés siameses teniendo éxito en las operaciones y en el seguimiento de recuperación.

El último caso conocido en este centro es el de las niñas Ana Rosa y Aída Rosalin, conocidas como “Las Rositas”, que nacieron en 2013 unidas por la pelvis y que fueron operadas en 2015, aunque no fueron dadas de alta hasta en 2016.

Pero la operación más conocida de siameses guatemaltecos unidos es el de “Las Mariítas”, que nacieron unidas por el cráneo y que fueron operadas con éxito en Estados Unidos en 2006.