25 de Marzo 2017

REPORTAJE | VÍDEO | Norceca, 50 años del máximo triunfo del futbol chapín


El máximo título alcanzado por la Selección Nacional de Guatemala, cumple 50 años HOY. Esta es la historia de ese título. Norceca.

 

El prestigio de antaño

EN 1963 SE INICIÓ LA DISPUTA DEL TORNEO DE NORTE, CENTROAMÉRICA Y EL CARIBE (NORCECA), EN EL QUE CUATRO AÑOS MÁS TARDE GUATEMALA OBTENDRÍA SU ÚNICO TÍTULO DE CONCACAF

Se disputó entre 1963 y 1989. Surgió dos años después que la Confederación de Centroamérica y el Caribe (CCCF) se uniera con la de Norte América (NAFC) para crear la Concacaf.

Las primeras cinco ediciones se disputaron cada dos años, el formato para definir al campeón era de todos contra todos.

Para 1973 el torneo se unificó con la fase final de la eliminatoria mundialista, el ganador era nombrado campeón del área e iba al Mundial.

Por tres torneos seguidos se consagraron los organizadores: Haití (1973), México (1977) y Honduras (1981), y por eso en los siguientes dos (1985 y 1989) se realizó en varias sedes.

El número de participantes varió por año, aunque predominó seis (en siete de diez ediciones), solo en 1963 fueron cuatro, tres en 1985 y cinco en 1989.

Por normas internacionales se daba dos puntos por victoria y uno por empate..


 

 

 

 

DÓNDE SE ESCRIBIÓ LA HISTORIA

Memorable lugar

HONDURAS LE TRAE GRATOS RECUERDOS AL FUTBOL GUATEMALTECO, QUE LOGRÓ SU CONSAGRACIÓN EN EL TORNEO DE CONCACAF EN 1967

La página más memorable del futbol guatemalteco tuvo como escenario la capital de Honduras, Tegucigalpa, que albergó la tercera edición del Norceca, máxima gloria del área.

El torneo siguió a los certámenes celebrados en El Salvador (1963) y Guatemala (1965).

Los hondureños tenían garantizada su participación por ser anfitriones, mientras que México clasificó como campeón defensor, luego de ganarle la Copa en casa a los chapines dos años antes en el entonces Mateo Flores. Más adelante llegó la revancha de la Azul y Blanco (la historia detallada en la entrega de mañana).

El resto de los participantes se definieron en la fase previa, la cual se dividió en dos grupos: caribe y centro. Del primer sector clasificaron Haití y Trinidad y Tobago, del segundo la Bicolor y Nicaragua.

Todos los juegos se disputaron en el Estadio Nacional de Tegucigalpa entre el 5 y 19 de marzo, día en el que Guatemala se consagró campeón de Concacaf por única vez en la historia.

 

EL DEBUT CHAPÍN

Inicio del sueño frente a Haití

“Sensacional y formidable”, así calificaron los diarios de aquellos días la victoria 2-1 de Guatemala en su debut contra Haití.

La Bicolor, dirigida por el uruguayo Rubén Amorín, había iniciado con la sorpresa del tanto haitiano al minuto 21, cuando Grill Saintil venció al portero Guillermo Enríquez “La Pantera” Gamboa en una jugada que quedó descrita como polémica por una supuesta mano del anotador.

Los chapines lograron darle la vuelta en tres minutos. Al 60 llegó el primero por intermedio de Hugo “Tin Tan” Peña, quien cruzó al guardameta Monoarín; y en el 63 Manuel “Escopeta” Recinos, quien había ingresado por Salamanca, sentenció tras un rechazo.

México y Honduras también cumplieron en el inicio. “El Tri” goleó 4-0 a Nicaragua y los catrachos 1-0 a Trinidad.

 

LA AGONÍA DEL GOL A POCO DEL FINAL

Escopetazo brutal

EN EL PARTIDO ESTELAR ENTRE CAMPEÓN Y SUBCAMPEÓN, MÉXICO Y GUATEMALA SE VOLVÍAN A ENCONTRAR TRAS DEFINIR EL CETRO EN 1965; ERA EL SEGUNDO JUEGO, PERO SERÍA VITAL PARA LA CONSECUCIÓN DEL TÍTULO EN TEGUCIGALPA, EN 1967

Enfrentar a México suponía una revancha para Guatemala, que dos años antes había perdido la posibilidad de coronarse en el Norceca de 1965, realizado en casa, luego que los aztecas lograran revertir un 1-0 (1-2 final) en el Mateo Flores.

Los chapines mostraron su mejor versión. Lorenzo Ausina, enviado especial de diario El Gráfico a Tegucigalpa, elogió uno por uno la actuación de los dirigidos del uruguayo Rubén Amorín en su crónica.

La Bicolor contó con la vuelta del joven Julio “Nixon” García, de 21 años, bajo los tres palos, quien no tuvo acción en el juego inicial contra Haití por un golpe en un dedo de la mano (lo sustituyó el experimentado “Pantera” Gamboa).

Lo que todos estaban esperando, el momento cumbre, llegó cuando el partido agonizaba. Luego de varias amenazas a la portería de Javier Vargas, finalmente la Azul y Blanco pudo encontrar el tanto del triunfo en el minuto 84.

El autor fue Manuel “Escopeta” Recinos, quien tuvo el cañón bien atinado para perforar la red y destapar la euforia.

Al final, Recinos, quien era jugador de Aurora, lloró de alegría. Sabía que esa victoria era histórica y dejó a los guatemaltecos muy cerca del máximo objetivo, aunque sin nada definido. El siguiente rival era el anfitrión, Honduras.


Jorge Roldán

ecordar es vivir, y tras 50 años de un momento significativo, Jorge Roldán Popol explica los motivos del éxito que el combinado nacional tuvo en 1967 y la clave del juego contra los mexicanos.

“Nuestra pretensión desde el principio era lograr el campeonato, y estábamos concientes que para conseguirlo había que ganarle a México en virtud del resultado anterior en Guatemala (en 1965)”, cuenta “El Grillo”.

Don Jorge, de 77 años, agrega: “Al final México quedó segundo, ese partido casi aseguró el éxito, con la dificultad que el siguiente duelo era contra Honduras, el local que también pretendía ganar el trofeo”.

Además de la unión de grupo, destacó al cuerpo técnico: “Llevábamos cuatro entrenadores, no solo iba Rubén Amorín, ni su asistente ‘Pepino’ Toledo, también estaban Romanello, que iba como masajista, y Jorge Lainfiesta. Don Rubén fue muy inteligente, se supo rodear de gente de confianza”.

 

EL GOL QUE NO CONTÓ

Con polémica incluida

DESPUÉS DE VENCER A MÉXICO, EL RIVAL MÁS DURO, GUATEMALA, MEDÍA FUERZAS CON EL LOCAL

HONDURAS

El tercer gran desafío en el camino de Guatemala hacia el trofeo del Norceca era Honduras, aspirante al título por estar jugando en su casa.

En las crónicas de la época resaltan el cansancio de los chapines por haber enfrentado al favorito México, mientras que los locales venían de medirse al “débil” Nicaragua, aunque con la sorpresa de empatar 1-1.

Para la anécdota quedó la polémica de un gol que no contó para la Azul y Blanco.

“Hugo Torres lanzó un tiro de media distancia, yo vi que entró y en eso escuché el silbato, el árbitro señaló al centro del campo, era el 1-0. La sorpresa fue que el árbitro tomó el balón y se lo llevó al vestidor porque se

había acabado el primer tiempo”, recordó Jorge Roldán.

Pese a eso, con el empate no se dependía de nadie más para lograr el soñado campeonato.

 

Paso firme hacia la copa

La brillante actuación de Guatemala continuaba su camino triunfal. Esta vez el rival de turno era Trinidad y Tobago, al que venció 2-0 con una actuación digna de un futuro campeón.

Jorge “El Grillo” Roldán, volante que no se cansó de recibir elogios en el torneo, abrió la cuenta luego de una jugada combinada con Jorge Hurtarte y Rafael “La Cochita” Godoy, en el minuto 38.

El gol quedó descrito en las páginas de los diarios como “una obra de arte”.

La Bicolor volvió a encontrar puerta hasta el minuto 80. Eduardo de León se encargó de finiquitar las cosas tras dejar en el camino al defensa trinitario De la Bastide.

Con la victoria, el seleccionado chapín firmó una cita con la historia, la cual debía concretar contra Nicaragua, ante la amenaza latente de México.


INOLVIDABLE

El día más brillante

TODO ESTABA SERVIDO PARA QUE GUATEMALA SE CORONARA, NICARAGUA ERA EL RIVAL MÁS DÉBIL Y FRENTE AL QUE HABÍA QUE CONFIMAR EL BUEN NIVEL MOSTRADO

De nada hubiera servido aquel histórico triunfo contra México, o el buen empate frente al local Honduras, si Guatemala no le hubiera ganado a Nicaragua, equipo que finalizó último en el Norceca de 1967.

Los aztecas vencieron en su último juego a los catrachos, y sin los goles de Hugo Peña y Manuel Recinos frente a los nicas, el título hubiera tenido otro dueño.

La primera anotación llegó a la media hora de juego, “Tin Tan” Peña se encargó de vencer al portero Mayorga; y solo tres minutos después tronó la “Escopeta” por el 2-0 decretado por Recinos.

En el segundo tiempo, la Selección bajó el ritmo, todo estaba hecho. El 19 de marzo de 1967 será recordado como el día en que la Azul y Blanco consiguió el título más importante de su historia.

“A ustedes muchachos, que supieron hacer del balón un planeta gigante con órbita fija a las porterías contrarias… ¡Bravo muchachos! ¡Bienvenidos!”, destacó diario “El Gráfico”, en el recibimiento de los jugadores. Desde entonces nació “la edad de Oro del futbol chapín”, sin igual hasta nuestros días.

 

Fuentes: Edwin Pineda/ND, Carlos Paredes, EU, Hemeroteca Nacional,

 

Resultado de imagen para guatemala norceca futbol






Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular